borrasca ana

Ha llegado la borrasca Ana, y con ella vuelven las ciudades piano. Sí, las ciudades piano. Imagino que muchos al observar la fotografía que ilustra esta entrada os imaginaréis de qué va eso de las ciudades piano. Y es que no hay mejor que un día de lluvia para sufrir el “chip chap” de nuestras calles.

Las losetas rotas de las aceras se convierten en trampas mortales. Al estilo Indiana Jones has de ir esquivando losas, pisando firme en aquellas que crees bien sujetas, para no acabar con los zapatos calados o los pantalones manchados. Algo que ocurre en muchas ciudades.

Pero los problemas callejeros los días de lluvia, y más con lluvias como las que trae la borrasca Ana, se complican más si cabe con los charcos de los pasos de peatones y semáforos, y sino que cualquiera se fije en los que se forman en Córdoba, por ejemplo en Ronda de los Tejares, ¡algunas veces hay que cruzarlos en piragua!, tal y como muestra la fotografía.

borrasca ana

¿No es posible instalar desagües en esas zonas? vamos, digo yo. Y además hay que posicionarse a una distancia de seguridad del paso de peatones, pues como un coche pise el charco ¡pillas pulmonía segura!

Lo dicho, que los días de lluvia hay que tomárselos como una aventura de Indiana Jones, esquivando obstáculos, con mucho cuidado de no acabar pisando el piano.

¿Sabes por qué recibe el nombre de borrasca Ana?

¿Por qué la borrasca que llega este domingo se llama Ana?

Si buscas empleo puedes encontrarlo en Curralia

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL