Captura de pantalla de vídeo sobre Gabriel Rufián

Una de las mejores frases que se le ha dicho a Gabriel Rufián fue, bajo mi punto de vista, aquella que le dijo en Twitter, Arturo Pérez Reverte, después de ver la actuación estelar del independentista en el parlamento en Marzo de 2016.

Y esta me parece una de las mejores frases que se le han dicho porque creo que ese es uno de los mayores traumas que tiene Rufián, que no se le llame charnego en Cataluña. No solo él conoce sus orígenes andaluces, los conocemos todos, el separatismo catalán también. Rufián es como un niño tonto que cree en su fuero interno que tiene que demostrar más que nadie para que su acomplejada personalidad no se resienta.



Él prefiere que se le llame tonto, macarra, chulo de discoteca y maleducado en el resto de España a que se le llame charnego en Cataluña. Y con esto no demuestra ser más listo, aunque el quiera dar esa sensación, demuestra ser más tonto y carente de personalidad, porque si algo hay grave en este mundo y que convierte a cualquier persona en despreciable es que cualquiera reniegue de sus propios orígenes.

Creo que la mejor versión de esto la dio un primo político suyo en un artículo de VozPopuli, en el que hacían un perfil y una pequeña biografía del personaje: “Teniendo sangre andaluza por los dos lados, no entendemos cómo dice esas cosas. Dice tonterías porque come de eso, se gana la vida así y yo lo respeto”.  Respeta, claro está, que sea su forma de ganarse la vida, pero no cómo lo hace. El resumen del personaje es que necesita imponer su “no charneguismo” porque ahí es donde ha encontrado su filón económico y no en su antiguo trabajo del que fue despedido por “absentismo”, aunque él lo haya justificado con “motivos familiares”.

Por otro lado están sus “actuaciones estelares” en redes sociales, por las que recibe “zascas” continuos por parte de quien pase por allí, o también cuando va altivo a dar su mitin a cualquier programa de televisión.

Épico fue el “zasca” que recibió a cuenta de sus zapatillas “Nike”:

Pero también lo fue el que recibió ante millones de espectadores por parte de Risto Mejide en su programa de televisión:

Y ahora que llegamos al punto de los “zascas” a Rufián, vamos a ver unos cuántos de los que le han pegado, que son muchos.

Entiendo que con todos sus complejos el señor Rufián no da mucho de sí intelectualmente hablando, porque esos complejos le pueden Pero aunque yo sienta que le pase eso, no es culpa de nadie más que suya. Ya que tenemos que pagarle su sueldo, queramos o no, le exigimos un respeto que no tiene hacia España ni hacia los españoles, de cuyos impuestos cobra todo los meses. Y tomando una frase “made in Rufián” como mía, le rogaría que sacara sus sucias manos de nuestras carteras. A casita a curar los traumas, querido.