@jsobrevive.- Puedo entender que cada cual tenga sus ideas políticas, religiosas o sus conceptos bien definidos, aunque sean absolutamente contrarios a los míos. Ante eso no tengo nada que decir, creo en la libertad económica, en la de pensamiento y en la de opinión, en resumen, creo en la libertad individual de las personas para que piensen como quieran.


Pero en lo que no estoy de acuerdo, lo que no entiendo y lo que me harta y me cabrea de verdad es el eterno victimismo que practica el separatismo catalán. Ese victimismo consiste en pensar, para empezar, que ellos son más inteligentes y valen más que nadie, sobre todo más que el resto de los españoles. Y en esa supremacía y “narcisismo” en el que viven, ellos se merecen más porque valen más y trabajan más y mejor.



Aquí tenemos el ejemplo de esta “lista” que es capaz de decir que los andaluces viven del cuento y que se pasan todo el día en el bar, no como ellos, tan sufridores ellos, que se pasan el día trabajando para que los andaluces vivan de ese cuento. De ser verdad ese concepto que tienen tan incrustado en su cerebro, tendrían dos problemas. El primero, el que ellos creen tener, que todo el mundo, que encima es más tonto y vago que ellos, vive de su trabajo. El segundo, y para mi más importante, sería: si ellos llevan tantos siglos sometidos a un país de tontos y vagos, como para ellos es España, ¿qué serían ellos? Pues para mi es evidente, más tontos todavía, como demuestra este personaje en el vídeo.