Redacción.-
El Partido Popular de Leganés ha solicitado esta semana, en la reunión de la Comisión de la Memoria Histórica de nuestro Ayuntamiento, que se estudie la retirada de la estatua Dolores Ibárruri conocida por La Pasionaria y el cambio de nombre de la avenida Dolores Ibárruri, así como de otras calles que están dedicadas a personalidades cuya actuación también estuvo marcada por el sectarismo, incluso con la represión ideológica en la retaguardia como lo son las de Federica Montseny, Juan Negrín o Largo Caballero.

El artículo 1 de la Ley de Memoria Histórica señala como objetivo de la misma:

“…reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales”

Partiendo de la base de que desde el Partido Popular entendemos que el cambio de calles que se pretende supone reabrir viejas heridas e invertir un tiempo y unos recursos que más valdría dedicar a los problemas reales del Leganés de hoy, no podemos quedarnos inmóviles viendo como se aplica la Ley de Memoria Histórica de manera partidista, cambiando sin sentido nombres de calles (evidenciando desconocimiento histórico y falta de rigor) e incluso en lo que se refiere a nombres que fueron aprobados por corporaciones democráticas.

La Ley tiene como objetivo reparar los daños sufridos durante la Guerra Civil y la Dictadura, y los mismos motivos que se argumentan para la retirada de calles u honores de personas que participaron en la Guerra Civil desde uno de los bandos participantes, deberían ser válidos para ambos.

Por eso, y siendo más que una sospecha la participación de Dolores Ibárruri, La Pasionaria, en la persecución política y religiosa habida durante la Guerra Civil en la zona de retaguardia, que se tradujo en numerosísimas muertes de españoles por el mero hecho de ser señalados y tildados como “de derechas” o “católicos”, extremo este recogido expresamente en la Ley de Memoria Histórica, desde el Partido Popular de Leganés consideramos que se debe estudiar la retirada de la escultura de La Pasionaria y el cambio del nombre de la avenida Dolores Ibárruri.

La misma aplicación igualitaria de la Ley de Memoria Histórica sirve para las otras calles antes referidas. El Partido Popular propondrá que esas eventuales vacantes en los nombres de las calles, sean sustituidas por víctimas del terrorismo.