@Catalega.- El
Pleno municipal que se celebró ayer en el Ayuntamiento de Córdoba dará mucho
que hablar, pues muchas fueron las cuestiones en las que Isabel Ambrosio, sus
socios de gobierno y Podemos quedaron señalados e hicieron el ridículo más
absoluto.

    

 
En
primer lugar porque Isabel Ambrosio lo volvió a hacer, ayer volvió a demostrar
su incapacidad para dirigir un pleno municipal al desalojar al público del
salón de plenos del Ayuntamiento pues, como es habitual en casi todos los
ayuntamientos de ciudades importantes, había ciudadanos que querían mostrar sus
opiniones. Y yo me pregunto, si esta señora no es capaz de dirigir un pleno,
¿cómo va a dirigir una ciudad? Y es que su incapacidad es cada día más palpable.
En
segundo lugar por la penosa actitud de la extrema izquierda, IU y Podemos,
votando en contra del nombramiento como Hijo Predilecto de Córdoba de Manolete.
Algo de lo que ya hemos habladoen estas mismas páginas.
Pero
no queda ahí la cosa, donde llegaron al culmen de la estupidez fue cuando el
Pleno del Ayuntamiento aprobó, con los votos de PSOE, IU y Podemos, una
declaración en la que critican y señalan como arbitraria la intervención del
Ministerio de Hacienda sobre las cuentas del Ayuntamiento de Madrid. Y es que
parece que Córdoba no tiene problemas, que aquí no hay paro ni la gente pasa
necesidades, por lo que tenemos que hablar de Manuela Carmena y su
Ayuntamiento. Impresionante.
Lo
único positivo de ayer, además del merecido nombramiento de Manolete, fue la
aprobación unánime para suscribir el acuerdo con el Gobierno de España para la
puesta en marcha del metrotrén, claro, será porque eso lo va a pagar el
Gobierno de Rajoy.
Así
estamos en Córdoba, con un gobierno municipal que va de ridículo en ridículo y
una alcaldesa entregada a la izquierda más radical.