@jsobrevive.- Pasado el tiempo es bueno ponerse a echar la vista atrás para ver muchas cosas que sucedieron hace no demasiado tiempo y ver, después, lo que ha sucedido realmente. Transcurría la Diada del pasado 11 de Septiembre y muchos periodistas entrevistaban a Oriol Junqueras ante el inminente referéndum ilegal del pasado 1 de Octubre.

Junqueras, que de contar milongas sabe mucho, no tuvo ningún problema en contar una más a los periodistas que esperaban sus respuestas: “Estamos convencidos que esta es la última Diada Nacional de Cataluña antes de la independencia de nuestro país..”, contestaba. Pero claro, el “pitoniso Junqueras” no fue capaz de adivinar que meses después disfrutaría de la no independencia de Cataluña desde una cárcel de la capital de su odiada España. Y lo que es peor, lo que menos imaginaba era que sus propios compañeros de partido dirían por estas fechas frases célebres como esa de: “no era el momento”.

Pero eso a Junqueras en ese momento le daba igual, cobraba una fortuna todos los meses y pretendía seguir haciéndolo por muchos años, fuera el pagador el país que fuera, su amada Cataluña o su odiada España. Lo que importaba es seguir cobrando su sueldazo, viniera de quien viniera.