Hace unos días el Tribunal Supremo decidió abrir causa contra el diputado de Podemos, Diego Cañamero por delitos de coacciones y de resistencia a la autoridad por una huelga de la basura de El Coronil (Sevilla) en 2013. Sin ser yo ningún jurista entiendo que el diputado de Podemos, señor Cañamero, en estos momentos sería un político imputado. Veamos que dice el “código ético” de Podemos sobre sus cargos electos imputados.

 

Según este código ético de Podemos, el estar imputado por un tribunal acusado de un delito de coacciones no entraría dentro de los supuestos delitos que incluiría su Comisión de Derechos y Garantías. Es decir, Podemos cuela una vez más un gol a todos sus votantes y simpatizantes porque hacen una lectura de la ley totalmente libre, es decir, su ley está por encima de la ley española.


El caso es que Podemos ha declarado, tras la imputación de Cañamero, que no piensa plantearle que abandone su escaño puesto que, según dicen: “el derecho a la huelga es sagrado”. Lo tergiversan todo, una vez más, en función a lo que mejor les venga a ellos. Cañamero no está imputado por su libre derecho a la huelga, lo está por coaccionar a los que no quisieran ponerse en huelga y por resistencia a la autoridad.

No entiendo como Podemos puede llamar a cualquier documento que ellos hagan “código ético”, la ética no existe para ellos y los códigos son, en el caso de los podemitas, los que a ellos les de la gana. Podrían haberlo llamado “código por el que yo hago lo que me salga de ahí mismo”, así lo tendríamos todos más claro y no engañarían, aunque lo de engañar también les importe bastante poco.