Redacción.- Cristina, estudiante de la UAB, ha enviado una carta a e-noticias que publicamos íntegra por su interés informativo:

style=”display: block; text-align: center;” data-ad-slot=”4810014146″>

 

Bueno,
ha conseguido vaciar las aulas. Para los que no sabeis cómo lo ha
conseguido, yo os lo cuento con detalle. Hoy a las 8.05 de la mañana he
llegado la estación de ferrocarriles de la UAB y he ido hacia mi
facultad. De camino al edificio me ha venido una chica muy correcta a
preguntarme si sabía que había huelga y si podía secundarla para
conseguir su objetivo de vaciar aulas.
Yo, con la misma
corrección, le he dicho que no estoy de acuerdo con la huelga así que,
si podía, iría a clase, por lo que ella me ha dejado ir hacia mi
objetivo. De lejos he tenido la suerte de ver mi profesora yendo a su
despacho pero de todos modos he proseguido mi camino.
He llegado a
la puerta del edificio y me he encontrado que ante la puerta había
cinco o seis alumnos de la facultad que me han informado de que las
aulas estaban cerradas y no había profesores. ‘He visto mi profesora que
volvía aquí’, ‘si, se ha ido para que las aulas están cerradas y no
había nadie’ (enfatizando la palabra nadie) ‘ahora ya hay alguien, voy a
buscarla, gracias’. He encontrado en la docente y hemos vuelto a la
puerta del edificio.
Los ‘piquetes’ le han pedido a la profesora si podía no hacer clase y
hacer huelga aunque yo no la quería secundar. Ella les dijo que sólo
estaba cumpliendo con su deber como profesora, dejando de lado su
ideología para poder impartir la clase aunque sólo hubiera una alumna en
el aula.
Después de que insistieran hemos conseguido entrar y
empezar la clase y ha sido cuando ha llegado ‘la gota que colma el
vaso’: han entrado los piquetes y han pedido a la profesora bastante
escandalizados, y como si yo no estuviera presente, que paráramos la
clase, que estábamos pasando un derecho individual por encima de un
derecho colectivo, que era una falta de respeto lo que yo estaba
haciendo y que la profesora no apoyara a huelga, y muchas otras cosas
más.
Finalmente, mediante esta presión han conseguido que
renunciara a mi derecho a dar clase, pasaba de que me avasallasen de
aquella manera. Le estoy muy agradecida a la profesora por haberme
defendido, ha sido muy violento, me he sentido atacada, rechazada,
discriminada y muy dolida.
En cuanto a lo que me han dicho sobre
pasar un derecho individual por encima de un colectivo, me parece
vergonzoso debido a que es lo que recriminan a España que está haciendo.
Sorprende mucho que ver con la facilidad que están aplicando la presión
para imponer su idea y opinión sobre dos personas que no están haciendo
nada amoral ni ilegal, y que es nuestro derecho y, en el caso de la
profesora, su deber .
Para concluir, me gustaría hacer una
comparativa: una de las grandes protestas es que la Guardia Civil está
tratando, y se prevé que lo haga con más rigor, evitar que la gente
ejerza su ‘derecho a voto’ el 1-O. Del mismo modo que ellos exigen que
se respete su derecho, deberían mostrar la misma sensibilidad hacia los
derechos del resto.
Fuente: http://politica.e-noticies.es/una-estudiante-de-la-uab-denuncia-la-actuacion-de-los-piquetes-para-vaciar-las-aulas-112715.html

style=”display: block; text-align: center;” data-ad-slot=”4810014146″>