@Catalega.- El nazionalismo ha sabido manejar muy bien sus cartas, algo
que ya hemos comentado en muchas ocasiones en estas mismas páginas. Desde hace
décadas en Cataluña han llevado a cabo un “lavado de cerebros”, empezando en
los colegios, con los más pequeños. Unos pequeños que se han hecho mayores y
que, lógicamente, solo miran por el prisma de los separatistas.

style=”display: block; text-align: center;” data-ad-slot=”4810014146″>     

Gente que está convencida de eso de “España nos roba”, gente que
piensa que España es un obstáculo para su Cataluña, gente que piensa que la
historia y la cultura catalana  no tienen
nada que ver con la española y gente que, en definitiva, son superiores a esa “puta
España”, como dijo el tal Rubianes…

Pero además de todo eso, estos nazionalistas están
convencidos de que la decisión de celebrar el referéndum es algo totalmente
legal y democrático y creen a pies juntillas a los capos de este proceso cuando
afirman que prohibiendo la consulta se está atentando contra la democracia y la
libertad.
Y todo esto lo estamos comprobando con todas las bromas que,
por las redes sociales, se están enviando estos días entre los separatistas.
Bromas como la que ilustra este artículo y en la que se pretende poner a España
al nivel de Corea del Norte, Venezuela o Irán. Pero lo más triste de todo es
que esta gente piensa así.

style=”display: block; text-align: center;” data-ad-slot=”4810014146″>     

 

Los nazionalistas están convencidos de que el referéndum es
algo totalmente democrático y legal  y te
lo rebaten. Y te dicen que ellos son soberanos para decidir. Y de lo que no son
conscientes es de que con su actitud están haciendo saltar por los aires el
Estado de Derecho y la seguridad jurídica, porque siguiendo sus teorías y
razonamientos mañana cualquier ayuntamiento, parlamento autonómico o comarca
puede otorgarse esa misma soberanía y decidir que los rubios no pueden vivir en
su territorio, o que todos han de llevar uniforme, o prohibir los coches de
color rojo, por no mencionar cosas más radicales…
España tiene un problema, Cataluña, pero Cataluña tiene un
problema todavía más grande, pues muchos de sus habitantes se han acostumbrado
a eso de hacer lo que les venga en gana y a no respetar la Ley. Y este es un
precedente muy peligroso…

style=”display: block; text-align: center;” data-ad-slot=”4810014146″>