Redacción.- En otras ocasiones hemos hablado sobre cómo mantener la calma bajo presión y ser resilientes, así como tener éxito cuando las cosas se ponen muy feas.

En este caso vamos más allá. No sólo vamos a mantener la calma y sobrevivir como buenamente podamos a una situación de estrés o sentir que estamos bajo presión, sino que vamos a ver incluso cómo podemos prosperar en esos momentos en los que estamos bajo presión, pues cuenta con que en algún momento, tanto a nivel profesional como personal, te encontrarás en esta situación.

    

Sobre todo en el mundo de los negocios, las ventas y la inversión, que suelen ser 3 áreas donde se suele medir de la pasta que está hecha una persona cuando aparece esa presión.

1. No te centres en los resultados.


Si tienes un negocio o eres un director de empresa, es muy común que ocurra que te centras más en los números que otra cosa, sobre todo cuando los números no cuadran y no se alcanzan los resultados deseados.

Cuando una persona se centra únicamente en los resultados, únicamente se
está centrando en un futuro muy cercano que está al caer, y al que no
llega con los números deseados. Esto provoca estrés, y algunos autores
denominan este error como una “ausencia de presencia”. En algunas
profesiones, esta ausencia de presencia puede llegar a ser incluso
peligrosa.

En el mundo de las ventas, siempre he enseñado a la gente en no centrarse en ventas, sino en visitas. Y me explico.

Cada sector en ventas tiene un PER comercial,
que básicamente es el ratio de visitas/ventas. En algunos sectores
existe la media de por cada 4 visitas, un cierre de venta. Algunos
mejores vendedores tienen un mejor ratio de ventas, mientras que otros
aún están algo por debajo.

Si partimos de que la media de todos los vendedores de esa empresa es de
1 venta por cada 4 visitas, podemos enseñarle al vendedor a centrarse
en hacer esas 4 visitas u ocho visitas lo mejor que sepa hacerlas. Ese
será su trabajo, y si lo hace correctamente, la venta llegará.

Imaginemos por un momento lo que ocurriría si un cirujano se centra
únicamente en el resultado. Este profesional estaría asustado
constantemente si algo le sale mal, pues puede perder a un paciente,
puede ser demandado por una negligencia, puede perder su trabajo e
incluso puede perder su prestigio como profesional. Sería un suplicio
para este hombre cada vez que tenga que realizar una operación.

    

Por suerte, los cirujanos únicamente se centran en su trabajo y en
aplicar todo lo que han aprendido y en lo que llevan ya años
dedicándose. Para ellos, a pesar de que están “jugando” con el coste de
una vida humana, es únicamente un sistema prácticamente automático de
aplicación de conocimientos. Los resultados de centrarse en su
experiencia y no en el resultado, por suerte para nosotros, han
demostrado ser un mejor negocio para nuestras vidas.

Así que si el cirujano lo hace, como empresario, como ejecutivo o como
vendedor, también puedes y debes hacerlo: Céntrate en tu trabajo y
experiencia y hazlo lo mejor que sepas. De esta forma, los resultados
acaban llegando de forma positiva.

2. Debes comenzar a sentirte cómodo con la incomodidad.

En los cinco libros de crecimiento personal que recomendamos, incluimos “La actitud del éxito, de Carol Dweck”, que habla sobre los dos tipos de mentalidades que tenemos: la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento.

Obviamente, la mentalidad de crecimiento te llevará más lejos que la mentalidad fija,
pero es muy raro que una persona con mentalidad de crecimiento se
sienta muy cómodo, pues para crecer debes sentir incomodidad, ya que te
introduces en terrenos desconocidos muy a menudo.

Si te niegas a sentirte incómodo, literalmente estás limitando tu
capacidad para crecer. Muchas personas abrazan la comodidad y odian lo
que ellos llaman caos. La persona con mentalidad de crecimiento convierte el caos en su zona de confort.

Recuerda que la mayoría de casos de depresión no vienen por el hecho de
que estés prosperando cada día y aprendiendo nuevas cosas, incluso
sintiendo ese estrés de estar ocupado. La mayor parte de estados
depresivos se producen del aburrimiento, la monotonía y la pérdida de
sentido de la vida, que es lo contrario de prosperar.

Cuando aprendes a abrazar la incomodidad, aprenderás a ver cada
obstáculo como una oportunidad de crecimiento. Y sé que esto suena a
autoayuda, pero con el tiempo te das cuenta de que es exactamente así.

3. Deshazte del miedo a cometer errores.

La única persona que está libre de cometer un error es aquella que no
está haciendo nada. No hay nada peor que un equipo donde se castiguen
los errores o donde el jefe tenga miedo a cometer errores.

Las personas que trabajan centrándose únicamente en no cometer errores,
es muy probable que acaben cometiendo más errores. Es sencillo de
explicar: “No pienses en una vaca de color rosa sobre un coche negro”.
¿En qué acabas de pensar?  Por otro lado, cuando nos centramos en evitar
errores, limitamos completamente nuestra creatividad, pues ser creativo
significa asumir que podemos equivocarnos.

Cuando cometes un error, debes verlo como parte de tu proceso de
crecimiento. No lo escondas. Si eres un ejecutivo, pregónalo a tus
trabajadores, y haz uso de la resiliencia. Aprende de ese error y ayuda a
que otros que están bajo tu mando no lo cometan.

Recuerda que la mejor forma de protegerse de los errores en el mundo de
los negocios es saber los errores que otros ya han cometido. Errores
cometeremos todos y fracasos es probable que todos los tengamos, pero
siempre y cuando aprendas de ellos, se le llamará aprendizaje.

    

Ahora bien, si cometes un error y culpas a otros, ya habrás cometido dos errores: el fracaso en sí y el “no” aprendizaje de ese error.

4. Cablear tu mente para prosperar, no para sobrevivir.


Por defecto, nuestro cerebro tiene una especie de mecanismo de defensa
que puede llegar a ver amenazas donde no las hay, y en muchos casos,
como si las vidas de estas personas dependieran de los resultados,
llegando a acumular una serie de miedos innecesarios que únicamente
drenan nuestra energía.

La mayoría de los miedos no son reales, y en cuanto aprendas a
desprenderte de esos miedos, acabarás con el modo supervivencia, y
entrarás en modo próspero. En este vídeo hablamos sobre cómo
desprendernos de los miedos.
5. El sentido del humor.

Una de las armas más poderosas para combatir los problemas de la vida o
esas situaciones que pretenden amargarnos la existencia, es precisamente
el sentido del humor, y más si perteneces a un grupo de personas.

La energía es contagiosa, tanto si es positiva como negativa, y flaco
favor se le hace a un grupo de personas si los preocupamos más de lo
necesario o si comenzamos a poner malas caras.
No sé si alguna vez te ha ocurrido eso de levantarte con energía, llegar
a tu trabajo o algún lugar, y ver malas caras o un ambiente que no ha
tardado en estropearte el día.

El sentido del humor te da una filosofía diferente ante un problema.

Recuerdo que en una ocasión tenía un amigo que llevaba una de las peores
semanas de su vida. Pilló a su pareja con otro hombre, tuvo un
accidente de tráfico y la empresa en la que trabajaba había recortado
parte de la plantilla, y él fue uno de ellos.

He visto a personas comenzar a decir que están gafados, que les han
echado mal de ojo, etc… Cuando este hombre llegó a la mesa y le
preguntamos: “¿Qué, cómo estás?”, el tipo respondió en plan
bromista-sarcástico: 

“Joder, cuando vi que esta mañana me levanté vivo, voy al cuarto de baño
y veo que no se me ha estropeado el grifo, me quedé flipado. Si es que
noto que la suerte me está rodeando por todos sitios”
Nos dio por reír a todos y cualquier observador externo que estuviera
presenciando nuestra mesa, pensaría que estábamos de celebración y no
consolando a un amigo. Esta persona encontró un trabajo mejor remunerado
y de más responsabilidad en cuestión de un mes y conoció a la mujer con
la que hoy día está casado 3 semanas después de aquello. Aquella
sucesión de desgracias que vivió nos hizo ver de la pasta que estaba
hecho nuestro amigo.

Las personas que se enfrentan a los problemas con cierta filosofía y
sentido del humor suelen acabar teniendo menos problemas en la vida y
acaban obteniendo unos mejores resultados en general.
Fuente: http://www.negocios1000.com/2017/09/como-prosperar-bajo-presion-en-la-vida-ventas-negocios.html