Tras el reciente
atentado de Barcelona, el gobierno español, no ha tomado ninguna medida que
mejore nuestra seguridad. Ninguna.

Quizás se debería de
haber subido el nivel de seguridad al máximo, soldados por las calles
dificultarían las posibles acciones terroristas, además de ofrecer sensación de
mayor seguridad a los ciudadanos.
A lo mejor sería
recomendable cambiar ciertas leyes, por ejemplo subvenciones a extremistas musulmanes.
Según recientes informaciones los terroristas que atentaron en Barcelona,
cobraban en su mayoría pagas del Estado, por ayudas, pagas que se niegan a
españoles que no encuentran trabajo, aunque hayan cotizado muchos años.
Tampoco estaría de
más controlar, imanes y mezquitas, prohibiendo por ejemplo que se construyan
más, y sobre todo con ayudas públicas, que salen del bolsillo de todos los
españoles. Según nuevos informes hay 1400 millones de musulmanes en el mundo,
estudios recientes aseguran que entre un mínimo de un 15% hasta un máximo de un
25%, son extremistas, dispuestos en un momento dado a cometer un atentado
contra países occidentales, el 25% son 350 millones, muchos ¿no?. En España,
según los últimos censos hay cerca de 4 millones, en esta proporción habría
casi un millón de personas en España dispuestas a atentar en determinadas
circunstancias. Vemos además entrevistas en España a extremistas musulmanes,
que no sólo no lo disimulan, si no que alientan los atentados, y se sienten
presionados por los cristianos, ¿no sería interesante deportar a esta gente a
sus países de origen?. Es un poco absurdo financiar enemigos tan claros para la
población española.
Quizás, no estaría
mal aplicar la Ley a quien enaltezca o justifique el terrorismo, aumentar el
servicio de inteligencia, solicitar ayuda logística a países amigos.
Evidentemente no
todos los musulmanes, son extremistas, pero está claro que entre ellos, sin
aparente control, hay suficientes.
Las mutuas
acusaciones entre policías nacionales y mossos, de falta de información y de no
atender recomendaciones internacionales, se podría modificar también,
simplemente traspasando la seguridad nacional al gobierno central, que
coordinaría, según el caso a las policías autonómicas.
Quizás se podrían
tomar otras medidas, más drásticas o más suaves, más estridentes, o más
discretas, lo que no se puede hacer, es no tomar absolutamente ninguna.
En materia de
seguridad, estamos exactamente igual, que antes del atentado, igual.
Los españoles
tenemos derecho a nuestra seguridad, y el gobierno, y en general la clase
política, está obligada a proporcionárnosla. ¿Tendremos que organizar los
ciudadanos nuestra propia defensa?,  pues
si llega a ser así, mal vamos. A la mayoría no nos valen ya las frases vacías,
la solidaridad de palabritas sin ningún hecho, los lemas buenistas de los
enemigos de España, dirigidos a perdonar, más que a solidarizarse con las víctimas,
y a poner ante la justicia a los asesinos con penas caras, matar en España es
barato, los lemas están ya desgastados.
Necesitamos un
gobierno que nos proteja, que vele por los intereses de los españoles, y éste,
de momento no lo está haciendo, ¿Cuánto tendremos que seguir esperando?.  Los muertos son reales, no es sólo en otros
países, es también en España, y no es la primera vez, solidaridad con los
familiares, justicia para ellos y seguridad para todos los españoles.
Nuestra lucha por la
libertad, y la democracia durante tantos años, lo merece.

 

Autor: @Ferfersix.

style=”display: block; text-align: center;” data-ad-slot=”4810014146″>

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL