Santiago Torres.- Espero despertarme pronto de este mundo Carrolliano
donde reina el absurdo, que lejos de colapsar se metastatiza desde el
Estado hasta el último rincón de la Sociedad, de la Economía, de la
Cultura, de la Religion, del Sexo, de la familia y del Individuo.
Creo que la decadencia del Imperio Romano fue menos opresiva que esta caída, en vida, hacia el Inframundo.
Cuando un ateo niega a Dios, se le puede replicar, afeándole su creencia en el Diablo.
 
Si
niega también al Diablo, no hay más que señalarle en cualquier
dirección y desafiarle a mantener que  no ve al Maligno haya en donde
pose sus ojos.
Nuestra
Civilización agoniza y el estado terminal en que estamos sumidos no es
solo por un problema especifico sino por un fallo multiorgánico.
Nos escondieron el bisturí y no pudimos, o no supimos, amputar la primera cangrena.
Una
septicemia totalmente extendida nos invade. Los opiáceos en forma de
balón, y que nuestro infectado cerebro ya no percibe el dolor, impide
que seamos conscientes de la gravedad y gritemos,  gritemos y gritemos
Sólo
nos libra, de momento, que no saben que hacer con nosotros cuando todo
estalle y aun no saben cómo evitar que la hoja haga rodar sus cabezas
cuando después del estallido pretendan mantenernos aun maniatados.
I HAVE A DREAM
Pues calla, no digas nada, porque si el sueño es inducido es que apenas queda vida en tí y eso esperan para hacerte jabón.
 
Si
el sueño es real, calla doblemente, porque tener un sueño es subversivo
y harán jabón de tí sin esperar siquiera a que expires. 
SOY PESIMISTA Y AGORERO, PORQUE SI FUESE UN OPTIMISTA ILUSIONADO, ATRAERÍA SOBRE MÍ MÁS DESGRACIAS QUE LAS QUE YA TENGO.