@jsobrevive.- El regalo que las autoridades españolas y europeas le han hecho al Banco Santander, el Banco Popular, nos deja algo claro, el consumidor va a pagar todo esto y muy caro. Se habla en la mayoría de los sectores, y especialmente en el bancario, de una marcha hacia la reducción en el número de empresas y la concentración en empresas mucho más grandes como algo bueno y sobre todo necesario. ¿Por qué? Siempre han existido empresas grandes, empresas medianas y empresas pequeñas, eso no tiene nada de malo, pero parece que ahora sí lo es.

data-ad-format=”auto” data-ad-slot=”7261816399″ style=”display: block;”>

El que existiera un gran número de empresas en cada sector no tenía nada de malo, garantizaba la competencia entre ellas y el beneficio del consumidor. ¿Cómo se va a garantizar eso ahora cuando, sobre todo en los sectores más estratégicos, solo hay dos o tres empresas grandes?  ¿Nos lo van a garantizar tribunales de la competencia que multan a empresas con cantidades irrisorias tarde, mal o nunca?

Vamos hacia un monopolio absoluto de los mercados siempre justificado con pomposas y huecas frases por parte de las autoridades y acostumbrando al consumidor poco a poco. Es curiosa la forma en la que a día de hoy las empresas de diversos sectores se van poniendo de acuerdo en ciertas medidas que distan mucho de ser una competencia y que parecen todas pactadas de antemano por su parecido entre ellas.

data-ad-format=”auto” data-ad-slot=”7261816399″ style=”display: block;”>

En lo que se refiere al sector bancario va a ser mucho peor todavía. A día de hoy se necesita una cuenta bancaria para todo, o una tarjeta de crédito para casi todo. Las exigencias que van a poner los bancos con sus clientes van a ser terribles y es evidente que no habrá autoridad política alguna que les pare, puesto que no tienen poder alguno y se juegan incluso su futuro personal. Mientras tanto muchos, futuros perjudicados, justifican operaciones como las realizadas con el Banco Popular en función a lo que cuentan los interesados, sin entrar a valorar las dudas razonables que una “compra” así genera. El eterno conformismo de lo que nos cuenten por la tele y que después siempre se paga caro, muy caro.