Santiago Torres.- Todo el mundo entiende que España padece de un problema secular que es el eterno divorcio entre ESPAÑA OFICIAL, representada por los Politicos y otros focos de Poder, y ESPAÑA REAL, representada por los Ciudadanos que sufren sus abusos.

¿Entonces porqué teniendo tan claro cual es el problema de España, perdemos el tiempo con la dicotomía entre IZQUIERDAS Y DERECHAS, Rojos y Fachas?
¿Entonces, porqué seguimos votando? style=”display: block; text-align: center;” data-ad-slot=”4810014146″>

If, the question is: Oficial or Real ,…..
¿porqué divagamos con la polaridad entre izquierdas y derechas?

Nuestro auténtico problema es este Sistema Político corrupto establecido por la Constitución del 78. Pero en vez de unirnos para que colapse gracias a una abstención masiva, lo legítimamos votando distintos “males menores” y enfrentándonos fanáticamente entre nosotros.

Este absurdo me recuerda una FÁBULA DE TOMÁS DE IRIARTE: GALGOS O PODENCOS.

Por entre unas matas,
seguido de perros,
-no diré corría-,
volaba un conejo.

De su madriguera
salió un compañero,
y le dijo: “Tente,
amigo; ¿qué es esto?”

“¿ Qué ha de ser?” –responde-;
sin aliento llego…
Dos pícaros galgos
me vienen siguiendo.”

“Sí -replica el otro-,
por allí los veo…
Pero no son galgos.”
“¿Pues qué son?” “Podencos.”

“¿Qué? ¿Podencos dices?
Sí, como mi abuelo.
Galgos y muy galgos,
bien visto los tengo.”

“Son podencos, vaya,
que no entiendes de eso.”
”Son galgos, te digo.”
”Digo que podencos.”

En esta disputa,
llegando los perros
pillan descuidados
a mis dos conejos.

Los que por cuestiones
de poco momento
dejan lo que importa,
llévense este ejemplo. style=”display: block; text-align: center;” data-ad-slot=”4810014146″>

También te puede interesar...


Otras sugerencias


Artículo anteriorLa voluntad geopolítica de Kim Jong-un
Artículo siguienteSe creen sus propias mentiras
Santiago Torres
Solo soy un Ciudadano, que no es poco. Poseo algo de Sentido Común, con el que compenso la falta de conocimientos o de comprensión. Reflexionando así sobre lo que me rodea, no me duele equivocarme guiado por mi propio criterio, ya que rechazo someterme a la corrección politica que nos imponen.