Diego Pappalardo.- El New York Times y el globalismo continúan en su campaña engañosa de plantear como realidad objetiva el cambio climático por culpa del hombre y la utilización de energías convencionales.
En estos días, el suceso del desprendimiento de un iceberg gigantesco de la Antártida es utilizado como prueba irrefutable del mencionado “calentamiento global”.

data-ad-format=”auto” data-ad-slot=”7261816399″ style=”display: block;”>

Lo cierto es que el iceberg que se apartó de su plataforma natural no es un movimiento anómalo y es seis veces menor en tamaño que otro bloque de hielo que en 1956 se desprendió del casquete glaciar antártico.
El llamado “Consenso” es sólo la adscripción a un engaño gigantesco fabricado para aumentar el control de las poblaciones, esquilmar el dinero de los contribuyentes, anular la capacidad de industrialización y salto cualitativo de países del mal llamado Tercer Mundo, dejar atrás la economía real y establecer una conciencia planetaria de culto panteísta para ensamblarse en la espiritualidad global.

data-ad-format=”auto” data-ad-slot=”7261816399″ style=”display: block;”>