Según cuentan las crónicas, el toro más grande que se ha lidiado en una plaza de toros, fue un ejemplar de la ganadería de don Manuel Arranz que fue toreado por el maestro mexicano David Liceaga en la Monumental de Barcelona un 24 de julio de 1932.

Desgraciadamente no hemos podido localizar el nombre del animal que pesaba 950 Kilos y para asombro del público Liceaga tuvo el valor de enfrentarse a él y estoquearlo, pasando desde ese momento a la historia de la tauromaquia.

Y ustedes qué prefieren, animales de más de 600 kilos o de menos peso…

El peón de brega

Si te gusta El Diestro y Olé puedes seguirnos en Twitter

Infórmate de las mejores noticias en El Diestro