“Dos años y cinco millones de
votos después, Podemos, esa herramienta que no tiene políticos sino gente,
reconoce que ellos también son casta; que también luchan por el poder”
Hasta la llegada de Podemos a nuestras vidas – 2014–
, los españoles hemos vivido en la inopia; creíamos estar en un régimen
democrático cuando, en realidad, vivíamos engañados por una casta política sólo
preocupada por mantenerse en el poder a costa de todo. La Transición fue un
engaño – nos dicen– ya que fue impuesta por el franquismo y ,por ello, todas
las instituciones están contaminadas de origen.
En poco tiempo, gracias a Tuerkas, Gatos, Sextas,
Cuatros y Redes sociales, entre Pablo y Juan Carlos, Iglesias y Monedero,
colocaron en el mercado la utopía de que era posible una España en la que la
satisfacción de las necesidades, la fraternidad entre sus pueblos y la
felicidad eran compatibles con el progreso. 
Ellos no son políticos, son la gente, y han llegado para rescatar a la
gente, para rescatar la democracia, para rescatar la libertad, para rescatar la
justicia.

Dos años y cinco millones de votos después, Podemos, esa herramienta que
no tiene políticos sino gente, reconoce que ellos también son casta; que
también luchan por el poder; que también en su seno existen familias que luchan
por una cuota de poder; que no tienen discurso, sólo retórica. parece
últimamente una jaula de grillos, especialmente en la Red, su medio predilecto.
No hay discurso, sólo retórica.

Pablos, Monederos, Espiblacks, Errejones, .. unos y otros, otros y unos,
han logrado convertir un partido ideológico, que aspiraba a crear una sociedad
perfecta a base de recetas infalibles que sólo ellos peseían, en una vulgar
imitación del modelo presidencialista americano, en el que el papel del líder
prevalece sobre el programa, sobre la gente. Sus debates – lucha interna por el
poder– , sus diferencias – puñaladas traperas– 
y su democracia interna – purgas– 
hacen que ese partido, que dos años atrás ilusionara a millones de
españoles, parezca hoy una tribu de helmintos.


Al margen de decapitaciones que han de llegar, y de frustraciones
generadas, siempre habremos de agradecer a 
Podemos dos cosas: una, constatamos que no estábamos equivocados; dos,
conocemos su peculiar modo de identificar fascistas: es fascista todo aquel
que: 1) vota al PP; 2) vota a Ciudadanos; 3) está en contra de la concentración
de los medios de comunicación en manos del partido gobernante; 4) no es
partidario del derecho a decidir ; 5) es católico; 6) es monárquico; 7) opina
que Podemos es populista; 8) opina que Pablo Iglesias defiende el régimen
bolivariano de Chávez y Maduro; 9) opina que la higiene personal es importante;
10) se siente orgulloso de España y de su bandera.

La Transición, no; lo vuestro sí fue un engaño.

José SIMÓN GRACIA  @mehuelea
Más artículos del autor en josesimongracia.es

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. No resulta divertido, por que el asunto es serio, pero sí bastante "chusco". De puertas para fuera, se comportan como una secta con su líder y sus acólitos utilizando el mismo lenguaje y la misma propaganda. Cuando hablan parece que sean extranjeros; de cualquier país, menos españoles. Sin embargo, de puertas para adentro, son españoles de pura raza en el más amplio sentido folletinesco: se apuñalan por la espalda, se traicionan, se matan por mandar mientras dicen que el poder no les interesa… Vamos, que han resucitado el vodevil.

Comments are closed.