Imagen Gaussianos

El sinergismo se basa en una característica fundamental del mundo material, es decir, que cosas en diferentes combinaciones, a veces interaccionando con otros de la misma clase y en ocasiones haciéndolo con diferentes tipos de cosas, han sido una fuente prodigiosa de novedades evolutivas. La sinergia es, en definitiva, la gasolina del motor de la evolución.

Por otra parte, estos nuevos “efectos cooperativos” han producido durante los últimos 3,5 mil millones de años en todos los niveles distintos de la vida en nuestro planeta; “niveles más altos” irreductibles frutos de la causalidad y de la acción y cuyo constituyente de “partes” han sido favorecida por la selección natural. De hecho, en muchos casos estos “todos” se han convertido en partes de sí mismos en otro nuevo nivel superior de efectos combinados como sinergia, dando lugar a nuevas relaciones sinérgicas cada vez más complicadas. La sinergia cumple y supera también con el principio de la psicología de la Gestalt, donde el “todo es más que la suma de las partes”, ya que ese todo es funcional y se les podría relacionar con los fractales ¿Disparates o líneas de investigación? La evolución funciona con experimentos disparatados que salieron bien: en el fondo la técnica del brainstorming (tormenta de ideas) se basa en el mismo principio.

Si aplicásemos estos conocimientos a las teorías políticas nos harían ver las relaciones sociales bajo un nuevo prisma. Nos daría respuestas a nuevos planteamientos surgidos de los anteriores, y como ocurre con la evolución; muchas de estas baterías de preguntas-respuestas serían experimentos fallidos, pero otros planteamientos darían con soluciones que ni siquiera imaginamos.

En mi opinión, la teoría de juegos y sinergias no ofrecen respuestas definitivas, como tampoco lo hace la evolución; pero puede abrir nuevas perspectivas a la hora de considerar la resolución de problemas de las relaciones sociales y formas de gobierno. Pueden originar saltos de gigante en la organización de nuestras sociedades, nuestra economía y en la forma en que se dan las relaciones de poder. Así, podríamos considerar a modo de ejemplo que cuando las parcelas políticas de poder se reparten en función de las relaciones genéticas o de equivalencia social estamos instalados en composiciones de nepotismo o castas.

El modelo biológico del nepotismo lo tenemos en lo que hacen las abejas, que solo cooperan con los otros elementos de la misma colmena. A su vez, las abejas son el primer eslabón de la vida con su función polinizadora. Sin abejas se extinguiría la vida en la tierra, así de simple y determinista. Es decir, que el problema se complica según nos vamos alejando y relacionando elementos desde una perspectiva más amplia. En cambio, la historia demuestra que el nepotismo causa la miseria de la sociedad civil, y para muestra Corea del Norte o cualquier régimen totalitario. El nepotismo es también el motor del sistema oligárquico de poder: es decir, forma parte de nuestro sistema partitocrático.

Quiere esto decir que tomar modelos naturales como el de las abejas resulta sumamente complejo y peligroso: así como una mala interpretación sobre el diseño aerodinámico de un animal no ofrece necesariamente un modelo aerodinámico aplicable al diseño de una nave, tampoco un modelo de relación en un ecosistema tiene necesariamente que ser definitivo. Además, mencionando peligros no olvidemos la aplicación del neodarwinismo en el nazismo, donde se justificaba la supremacía del más fuerte y destrucción del débil o en el socialismo, donde se justificaba sacrificar sin miramientos al individuo por el bien de la sociedad y que en definitiva acabó en puro nepotismo y el dominio de los oligarcas jefes del partido sometidos al supremo. Tengamos siempre presente al mito de Frankestein para no crear al monstruo cuando consideremos organizaciones sociales y económicas. El hilo que va desde Rousseau a Marx creó un sistema que ha causado un gran sufrimiento en la humanidad y miles de millones muertos.

Bibliografía
Peter A. Corning, THE EVOLUTION OF POLITICS, Institute for the Study of Complex Systems www.complexsystems.org