Otis siempre llevo el gospel en la sangre, aunque este disco es puro Soul, R&B y Pop. Los arreglos fueron remasterizados por el propio Otis, quedando un sonido exuberante. En la f¡grabación participaron músicos de la talla de Booker T. e Isaac Hayes. Este disco sin lugar a dudas lanzó a Otis Redding al estrellato, que afianzó en el Festival de Monterrey de 1967. Curiosamente y parece que de manera premonitoria al d¡final del concierto pronunció estas palabras: “Tengo que irme ahora, pero no quiero hacerlo”, ya que moriría 6 meses más tarde, concretamente el 10 de Diciembre del mismo año en un accidente aéreo en Wisconsin a la edad de 26 años. Su mayor éxito Sittin’ on the dock of the bay fue lanzado al mercado un mes después de su muerte.
Os dejo con el disco completo y un video de su éxito póstumo: