Parece que Hillary clinton todavía no admite su derrota y ha mandado a sus huestes a manifestarse y destrozar comercios y mobiliario urbano para demostrarlo. ¿Querrá montar otra de sus famosas primaveras? Aunque esta vez no será árabe, que bastante caras nos están costando.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL