Vergüenza, rabia, estupor, pero sobre todo pena, eso es lo que sentí al saber que el Ayuntamiento de Córdoba, mi Ayuntamiento, había guardado un minuto de silencio en repulsa de los bombardeos franceses sobre la ciudad Siria de Raqqa, capital del terrorista Estado Islámico. Sí, lo que estáis leyendo.


Resulta que el lunes, al finalizar el minuto de silencio al que asistió la Corporación municipal en pleno en repulsa por los atentados del viernes en París, una iluminada, concejal de Ganemos (la franquicia de Podemos), pidió un minuto de silencio por los fallecidos en los bombardeos franceses sobre Siria, lo que fue secundado por los representantes de Ganemos, Izquierda Unida y PSOE. PP, Ciudadanos y UCOR abandonaron el acto indignados.
Y no es para menos, porque lo mínimo que se me ocurre es indignarme ante esta ignominia, este insulto de esta mediocre y pusilánime izquierda que nos ha tocado soportar. Una izquierda que solo mira por su interés y que no conoce el respeto hacia los demás, como demostraron el lunes.
Y este hecho fue justificado por la Alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, diciendo en Twitter lo siguiente: “Si alguien duda que la violencia solo acarrea más violencia y que todas son condenables, es que el significado de Democracia no lo estudió”. Así se despachaba ayer la primera de los cordobeses. Ahora va a resultar que el pueblo francés, que su Gobierno, que sus cámaras de representantes no son demócratas por el mero hecho de actuar en legítima defensa contra los que han provocado esta masacre en sus calles. Me parece a mí que la que no conoce el concepto de democracia es la Sra. Ambrosio…
Claro, da la casualidad de que estos mismos que condenan el derecho de Francia a defenderse quieren la expropiación de la Mezquita – Catedral de Córdoba. A lo mejor es que hay otros intereses que se me escapan…
Esta es la izquierda que tenemos. Una izquierda que se pone de perfil ante el terrorismo, vaya a ser que alguna bala les pueda rozar; a lo mejor pensando que con estas actitudes van a librarse de un eventual ataque terrorista, ignorando que para estos malnacidos todos somos herejes a los que aniquilar, por el mero hecho de no pensar como ellos. Y además equiparando y poniendo al mismo nivel un acto terrorista, contra la Humanidad, con una acción de legítima defensa de un gobierno democrático y legítimo.

El lunes esta izquierda acomplejada, inculta y vil puso a Córdoba en los noticiarios, pero la gran mayoría de los cordobeses, incluidos sus votantes, no somos como ellos. Y yo guardaré un minuto de silencio más, pero esta vez por estos tarados que nos gobiernan en Córdoba, a ver si recapacitan y se dan cuenta de que no es el momento de estar con la calculadora de votos, que es el momento de la unidad y de luchar por nuestra civilización y nuestro estilo de vida, no de buscar otro 11M, por muy cerca que estén unas elecciones generales.
COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL