Ayer leía en el diario ‘El Mundo’ un titular que me llamaba mucho la atención y me producía una gran indignación, rezaba lo siguiente: “Un policía saca su arma al ser acorralado por 50 radicales”.

Resulta que el miércoles se vivió la segunda jornada de huelga de estudiantes, convocada por el llamado ‘Sindicato de Estudiantes’ y en el campus de la Universidad Complutense de Madrid se vivió uno de los hechos más graves y que dio pie a ese infame titular del diario ‘El Mundo’. Sobre las 6:50 horas de la mañana, según informaba ese diario, unas 50 personas que habían preparado una barricada se abalanzaron sobre dos policías en una suerte de emboscada al grito de <<vamos a matarlos>>, viéndose obligado uno de los agentes a sacar su arma, encañonando al suelo como medida intimidatoria.

Y en ese hecho se fija el diario de Casimiro García Abadillo para llevarlo a la primera plana de su periódico. Es decir, la noticia no es que 50 radicales organicen una emboscada a una patrulla policial y les ataquen al grito de <<vamos a matarlos>>, la noticia es que un policía, ante esos hechos, se viera obligado a sacar su pistola y utilizarla de forma intimidatoria. ¡Para mear y no echar gota!, como diría el castizo.

Ese titular me recuerda al de ‘El País’ el 12 de septiembre de 2001, cuando decían <<El mundo en vilo a la espera de las represalias de Bush>>, para el diario de PRISA la noticia no era que los terroristas hubieran atacado Estados Unidos y asesinado a más de 2000 personas, la noticia eran las posibles represalias del gobierno norteamericano.

Y ahora se repite, pero con en ‘El Mundo’ y ¿por qué actúan de esta forma?, ¿por qué ponen el acento en la actitud de un policía atacado y acorralado?, ¿qué busca ‘El Mundo’ con ese titular? Porque da la sensación de que los malos en esta historia son los policías, nada más lejos de la realidad.