Es algo que el Partido Socialista Obrero “Español” nunca ha ocultado, de hecho sus órganos de dirección añaden la palabra federal en muchos de ellos, ya sea el Comité Federal del PSOE, Comisión Ejecutiva Federal, definiéndose el propio partido socialista como “organización política de carácter federal”. Es decir, ellos aspiran a la conversión del Estado hacia un modelo de corte federal.

Y por eso estos días han vuelto a la carga, reclamando una modificación de la Constitución a fin de que España pase a ser un Estado federal, argumentando que de esta forma se podría encontrar un punto de acuerdo entre todos y así evitar las ansias separatistas.

Yo creo que se equivocan; considero que esta no sería la solución para acabar con esas ansias separatistas, pues estas no acabarán nunca. Por mucho que ceda el Estado, por mucho que se quiera buscar un punto de encuentro este no llegará, porque los nacionalistas más radicales siempre querrán más. A lo mejor habría un sector de la población que se conformaría, apaciguando sus ansias separatistas, pero ¿durante cuánto tiempo permanecerían sin exigir nuevos cambios? Me temo que durante poco tiempo.

Por eso considero que es un error cambiar el modelo de Estado hacia uno federal con el único objetivo de contentar a unos pocos. Ya lo hemos comentado algunas veces, muchos de los nacionalistas más extremistas actúan como los chulos de barrio, son insaciables y cada día quieren más, por lo que este cambio propuesto por el PSOE sería una forma de callar bocas durante poco tiempo, de “pan para hoy”, porque mañana volverían a exigir.

Como venimos diciendo, el Estado español, (el PP y el PSOE), han renunciado a la batalla de las ideas frente al nacionalismo, entregando a estos toda la gestión y la presencia del Estado, por lo que muchos ciudadanos llevan escuchando una sola voz desde hace mucho tiempo y eso erosiona, eso cala. Por eso le he de decir al PSOE que el separatismo no se soluciona cambiando el modelo del Estado, se soluciona plantando cara, dando la cara.