Decía un reciente estudio publicado que el ser humano ha ido perdiendo masa cerebral, o de capacidad cerebral (no recuerdo exactamente) con el paso de los años, en ese estudio se aseguraba que la cantidad podría haber sido de incluso un 10%. Las facilidades tecnológicas que tenemos en nuestros mundo actual, la comodidad de tener las cosas a mano y, sobre todo, el no necesitar del cerebro ni para sobrevivir, ni para buscar alimento, habrían sido las causas que habrían provocado este hecho.

El estudio fue discutido por mucha gente y defendido por otra tanta, pero los motivos expuestos de supervivencia, sobre todo, son unos motivos completamente reales que si que han afectado al ser humano aunque no sea en su capacidad cerebral si, por lo menos, en su comportamiento. Estamos demasiado acostumbrados a que nos lo den todo hecho y para que esto suceda, sobre todo en nuestro mundo occidental, no es necesario más que tener dinero. Con dinero lo tienes todo a mano: luz, agua, calor, comida e incluso a personas que cubran muchas de tus necesidades por ti mismo.

Los atentados de los últimos días en París han provocado una curiosa situación en todos nosotros, con el terrorismo yihadista no hay nadie que pueda proteger tu vida estés donde estés, o seas quien seas. Puedes estar pasando un buen rato, que si llega un chiflado con un Kalashnikov puede acabar con tu vida en un segundo y adiós comodidades y facilidades. Esto quiere decir que los terroristas pueden matar a cualquiera que esté haciendo cualquier cosa en cualquier sitio, pueden matar incluso a los más inocentes, a nuestros hijos, porque les da igual todo.

Después de estos atentados los franceses han decidido atacar las bases terroristas en Siria, han decidido defenderse, para empezar, por puro instinto de supervivencia. Son muchas las críticas de los comunistas españoles a estos ataques tildándolos de terrorismo e incluso dedicando unos minutos de silencio en recuerdo a las víctimas de los mismos. Hablan de solucionar el asunto terrorista hablando de paz con terroristas que serían capaces de matar incluso a sus propios hijos. ¿Y si eso no funciona? ¿Renunciamos a la defensa? ¿Renunciamos a nuestra propia supervivencia? Ellos no, por supuesto que no renuncian. Ellos sólo critican, pero saben que si algún día el ejército español interviene en esos ataques será para protegerles a ellos también, y ellos encantados aunque digan lo contrario.

Saben que ellos ni van a ir, ni irían porque presumen de todo lo que no son, no son solidarios y son sobre todo cobardes. Siempre se esconden detrás de los demás, se meten en grandes grupos para tirar la piedra y que no se note que han sido ellos quienes la han lanzado. Hablan de paz y justifican injusticias como las cometicas por Stalin, Lenin, el Che o más recientemente Hugo Chávez. Nos pretenden dar lecciones de paz los que defienden el sistema político más asesino y cruel de la historia, el comunismo. Su único fin es vivir de la subvención pública y nos vienen hablando de la solidaridad, pero siempre de la solidaridad mal entendida, de la que tienen que tener los demás con ellos.

Hace poco se publicaba un estudio en España en el que se decía que sólo un 16% de los españoles estaría dispuesto a luchar y combatir por defender su nación, por defender España. Ellos, por supuesto, no se encontraban entre ese 16%. Es más, criticaban a los que si estaríamos dispuestos calificándonos de fachas y autoproclamándose ellos defensores de la paz y justificando con esa palabra su realidad que no es más que cobardía, vagancia y que otros luchen por ellos.

Cuando se trata de supervivencia y de defender tu nación no se pueden hacer distingos, porque estos imbéciles aunque no quieran también son españoles. Pero si se pudiera yo les dejaría a su suerte por ver si de una vez veían cerca su fin y movían por primera vez en su vida el culo, aunque fuera sólo por puro egoísmo y por salvar sus propias vidas.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL