Ayer comparecía el Presidente del Gobierno ante el Congreso de los Diputados para rendir cuentas ante la Cámara Baja en el ‘Debate sobre el estado de la Nación’. No voy a hablar esta vez del discurso de Mariano Rajoy, pues ya he dicho muchas veces que me gusta como el líder del Partido Popular se expresa en la tribuna de oradores y como explica las cosas, de hecho, como ya hemos comentado en Desde el Caballo de las Tendillas Rajoy debería comparecer más en el Congreso.

Tampoco voy a hablar del debutante Pedro Sánchez, penoso y patético como le dijo el Presidente del Gobierno, creo que este ha sido su primer y último debate sobre el estado de la Nación. Hoy quiero hablar de la anécdota de la jornada, en la que el diputado socialista por Granada, Manuel Pezzi, sacaba una bandera de Andalucía para reivindicar no sé qué.

Sí, Manuel Pezzi, al que tuve la oportunidad de conocer en su etapa como Consejero de Educación de la Junta de Andalucía entre 1996 y 2000, el que le dijo a la que ahora es mi mujer que por qué se quejaba de la tasa 6000 en la universidad pública andaluza, si en unos zapatos se gastaba más dinero.

La actitud de Manuel Pezzi enarbolando la bandera de todos los andaluces y haciéndola propia sí me resulto patético. Y es que a los socialistas hay que recordarles muy a menudo que ellos no son los dueños de Andalucía, que Andalucía es de todos, porque eso de llevar gobernando esta tierra casi más años que Franco tiene estas cosas y que se crean que son los dueños del cortijo.

El Partido Socialista lo que tiene que hacer es dejar de esconderse en la bandera, y como me decían ayer en Facebook, “menos bandera y más honradez y gestión eficiente”; porque Andalucía necesita eso, más honradez y más eficiencia en la Junta de Andalucía. Y es que cuando falta la razón se recurre a la bandera.