p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 120%; }a:link { }

Teniendo
un servidor un Blog cuyo nombre es precisamente LO
QUE NO UNE
, no deja de acariciar un poco mi vanidad que la Dra.
Freixas, la cara visible de la nueva plataforma “Concordia Cívica”
declarase «es mejor lo que nos une que lo que nos separa, ahora
tenemos que salir a la luz», en la puesta de largo de la nueva
plataforma en L´Hospitalet de Llobregat (Barcelona) que tuvo ayer
lugar.

Teresa Freixes es catedrática de Derecho
Constitucional y la plataforma Concordia Cívica piensa combatir los
argumentos del nacionalismo. Acudieron al acto destacados políticos
del bloque constitucionalista como Albert Rivera, de Ciudadanos, o
Xavier García Albiol del PP catalán. También estuvo presente el
presidente de Empresaris de Catalunya, Josep Bou, y el presidente del
Grupo de Periodistas Pi i Margall, Sergio Fidalgo, y explicó que
Concordia Cívica también la forman personas que provienen de
entidades como Sociedad Civil Catalana, Associació per la
Tolerància, Convivència Cívica Catalana (en proceso de unión) e
incluso perfiles soberanistas contrarios a «cómo se lleva el
proceso», cosa que no deja de ser curiosa porque es evidente que “el
proceso” divide.Según Freixes, y no le falta razón en ello, la
Generalidad ha gobernado de forma sectaria promoviendo la división y
la confrontación de la sociedad catalana. Como toda plataforma que
se precie no se trata de un partido político. Según la Razón,
“Fuentes de Sociedad Civil explicaron a Efe que la entidad aún no
se ha adherido a Concordia Cívica, aunque «lo estudiarán» tras el
acto de presentación, al que acudió su presidente, Mariano Gomà.
Por otro lado, Freixes avanzó que una de las posturas de su entidad
es la defensa de que «no se haga» el referéndum planteado por el
presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ya que «un gobierno
legítimo no puede promover un referéndum fuera de la ley». En caso
de convocatoria de un referéndum legal, dijo, Concordia Cívica
«debería pensar qué defender», aunque «la mayoría no cree que
Cataluña deba separarse»”

En mi humilde opinión lo
primero que habría que hacer es explicarles a los del “procés”
que NO. No, punto. No hay nada que hablar porque no se puede ni
siquiera plantear lo que no es planteable. Además, lo primero es no
aceptar el lenguaje político del separatismo porque ¿qué es eso
del procés? ¿Ya empezamos a cambiarle el nombre a las cosas para
confundir? no es procés, se llama sedición en román paladí.
Además, ni siquiera se dan cuenta que proceso significa ya fracaso,
de entrada, porque proceso es muy distinto que consecución…,
objetivo conseguido…

En primer lugar resulta que España
no es España porque lo diga la ley o no lo diga. Tampoco España no
es España porque lo diga la Constitución del 78, ¿o es que España
no existía antes de la Constitución? El otro día presentamos en el
Diestro un documento donde el mismo Napoleón firmó un tratado con
ESPAÑA. La publicación de este documento en nuestro diario no la
hicimos de forma baladí. En el Tratado de Fontainebleau (1807), cuyo
documento reprodujimos
, para nada aparece que España sea un
concepto discutido y discutible ¿Os imagináis a Napoleón firmando
tratados con países discutidos y discutibles? Napoleón podía ser
muchas cosas, pero no era tonto.

Esa demagogia de saldo,
porque ni siquiera llega a ser demagogia barata, solo pretende
confundir a incultos y fanáticos. Es evidente que con un inculto no
se puede discutir y con un fanático menos; porque ¿qué haces
cuando a alguien tienes que explicarle lo evidente? Nada, no se puede
hacer nada. Si les discutes e intentas argumentar te bajan a su nivel
y ahí te ganan por experiencia. Así que no hay nada que discutir.
Simplemente hay que decirles NO; y si hay algún caso de sedición el
gobierno debe actuar ¿O es que Trump iba a permitir que se le
separase un Estado porque EE UU es un concepto discutido y
discutible? Les enviaría a la Guardia Nacional, de entrada, y
pondría a buen recaudo a los cabecillas, de momento. Luego ya
veríamos si acaban en Guntánamo o en una prisión federal. El mismo
Obama y cualquier otro presidente hubiese actuado igual. Y siendo
Teresa Freixes catedrática en Derecho Constitucional, creo que sabrá
de sobras los motivos por los que ni Rajoy ni ningún presidente de
España se ha atrevido jamás a plantar cara a la sedición. Pero esa
es es una historia de “poder” que la partitocracia da a los
presidentes de España.