Uno de los principales motivos por los que el uso del gasoil está tan extendido es por ser más económico que la gasolina, obteniendo del vehículo prácticamente las mismas prestaciones. Pero sin embargo este es un tipo de combustible tiene un gran inconveniente, el alto nivel de impurezas que tiene al generar una cantidad de lodos.

Estos lodos se van depositando en los filtros e inyectores de los vehículos provocando el cambio de los mismos con más frecuencia de la deseable para evitar pérdidas de prestaciones en el motor e incluso averías. Además esas impurezas y lodos entran dentro de cada litro con el que repostamos nuestro vehículo, es dinero que se queda sin consumir y que se pierde en los filtros.

Para mejorar el rendimiento del motor y evitar las impurezas y lodos lo ideal es aplicar un buen producto para disolverlos y que se conviertan en combustible que podamos aprovechar, en dinero que no se nos quede en los filtros. Para ello existe una solución, se trata de Briken Gas. Briken Gas es un aditivo cuyo poder detergente disuelve los lodos e impurezas del gasoil, convirtiendo estos lodos en combustible que se puede aprovechar para el consumo. Elimina además el agua contenida en el gasoil por decantación y protege el metal del motor de una posible oxidación.

Su alta concentración permite que su disolución sea muy alta siendo necesario tan solo 1 litro de producto por cada 1000 litros de gasoil. Se puede aplicar directamente al depósito del vehículo o al tanque de almacenamiento de gasoil, lo cual provoca a su vez la limpieza de sus paredes. En el caso del gasoil de calefacción evita los cambios de los quemadores al disolver los sedimentos que quedan depositados en los mismos.

Todo esto genera un ahorro de consumo anual de entre un 3 y un 5% debido a que se consume todo el combustible que se compra al eliminar las impurezas.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL