Están mucho más protegido, legalmente, los fetos de algunos mamíferos que
los de un ser humano que, antes de nacer, debe ser considerado como una
simple “cosa”.

La primera referencia que se conoce del Toro de la Vega de Tordesillas es del año 1534 y aparece en el libro de la Cofradía del Santísimo Sacramento Apóstol de Tordesillas. Es decir que con toda la antigüedad que tiene y, suponiendo que se haya celebrado siempre una vez al año, estando en el año 2015 como estamos habrán muerto desde entonces 481 toros.

Yo nunca he asistido al Toro de la Vega, lo puedo considerar como una costumbre con la que puedo estar más o menos de acuerdo, pero el movimiento animalista que se monta alrededor de este acto me parece exagerado si lo comparamos con muchas otras cosas. En primer lugar en España se practicaron durante el año 2013, por ejemplo 108.690 abortos. Este acto vandálico, el aborto, no sólo es ignorado por los “sensibles” animalistas, es considerado como un acto de libertad y de modernidad en el que la mujer está ejerciendo un derecho. Curioso derecho este, en el que un feto no es considerado ni persona, ni animal, deduzco que esta gente tan “sensible” le considerará una cosa. Sorprendente también que los partidos políticos regulen la protección de los fetos de los mamíferos, que entonces se considerarán por lo menos animales, y pasen por alto hacerlo con el de los seres humanos.

Esos “defensores de los animales” son tan solidarios y tienen tal buenismo que es muy probable que después vuelvan a su piso de 40 o 50 m2 para dar caricias a su perro de 70 kgs. y eso claro, para ellos, no es ningún maltrato a los animales, eso es quererle mucho porque después le saca a hacer caca tres veces al día.

Protestaron mucho por el sacrificio del famoso perro “Excalibur” estos solidarios; apoyaron mucho a sus dueños, Teresa y su marido, pero no se pararon a pensar que los primeros en maltratar a ese perro fueron sus propios dueños dejándolo sólo en casa sin que nadie le cuidara. El motivo para que esto sucediera quizás fuera el miedo al contagio que los propios dueños del perro tenían, optando por dejarlo sólo para que no contagiara a ningún familiar. Claro, pero este tipo de cosas no se cuentan porque si no es posible que se quite la razón en el resto.

En mi caso personal no soy taurino, no me gustan los toros, un acto como el de Tordesillas simplemente no me gusta sin más. Eso que vaya por delante, pero a pesar de eso no voy a dedicarme ni a insultar a los Tordesillanos, ni a desear su muerte y menos todavía me voy a poner del lado de los defensores de “sólo algunas vidas”. Hace años iban al Toro de la Vega cuatro personas, ahora van miles, pero no sólo a protestar; también van un gran número de personas aficionadas sólo por la publicidad que esta gente le está dando.

Animalistas, el día que os importen todas, pero todas las vidas, es posible que os escuche algo, pero mientras tanto sólo me pareceréis unos hipócritas.

http://www.libertaddigital.com/cultura/toros/2015-03-12/los-antitaurinos-al-descubierto-reciben-anualmente-cientos-de-miles-de-euros-de-holanda-1276543010/