La madre de los cuatro soldados Ryan no lo habría podido soportar, perdió a tres de sus cuatro hijos en el desembarco aliado de Normandía y en Washington no podían permitir que muriera el cuarto, sería una tragedia para esa mujer perder a todos sus hijos en la guerra. Para evitarlo ordenaron al batallón del capitán John H. Miller que rescataran al único hermano Ryan vivo y le devolviesen con su madre costase lo que costase. Costó la vida de casi todo el batallón, pero al final el soldado Ryan fue salvado y devuelto a su familia con vida. La gran pena del soldado Ryan es que su salvación hubiera costado tantas vidas.

El asunto de la familia Urdangarín Borbón no tiene desperdicio, han vivido y pagado hasta los gastos más ridículos con el dinero de todos. Han defraudado a Hacienda, han engañado a Comunidades Autónomas, se han apropiado de dinero de todos los españoles en beneficio propio. Se le están dando demasiadas vueltas a un asunto por el que una persona normal ya tendría una sentencia condenatoria y firme desde hace mucho tiempo. Ahora, dando por descontado que a Iñaki Urdangarín no hay forma de quitarle el “marrón” de encima se busca la salvación de la Infanta Cristina cueste lo que cueste.

El Rey lo ha ordenado desde su hospital de campaña y todos los políticos, jueces y fiscales generales se han puesto en marcha y sin rechistar, ¿donde queda el famoso discurso del Rey de aquellas Navidades en las que dijo que todos los españoles somos iguales ante la ley? En nada, en palabrería pura y dura, por aquellos tiempos en la Casa Real pensarían que en el asunto Urdangarín no estaría tan salpicada su esposa y, sobre todo, pensarían que de estarlo no sería del conocimiento público.

Pues bien ahora todo está puesto en marcha, toda la maquinaria del estado está en pleno funcionamiento para salvar a la Infanta Cristina. Hasta los que menos nos podríamos imaginar, Hacienda, están poniendo su granito de arena para evitar su imputación. No la imputarán, esto es seguro, y después vendrá la palabrería de los políticos que dirá aquello de respeto por las decisiones judiciales.

Respeto por las decisiones judiciales si, pero falta de respeto absoluta hacia los ciudadanos que pagamos y que vemos ojipláticos como ellos, la casta, se salvan de pagar sus culpas una vez si y otra también. Todos los españoles iguales ante la ley, si, pero unos más iguales que otros. Hay que salvar a la infanta Cristina cueste lo que cueste y caiga quien caiga. En España vivimos en la mentira más absoluta, el día que nuestros tataranietos lean nuestra historia se partirán de risa y dirán, ¿nuestros tatarabuelos eran imbéciles?

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL