Los tejemanejes del PSOE de Andalucía en la Junta, haciendo y deshaciendo a su antojo, ya pasan de castaño a oscuro, aunque muchas noticias pasen desapercibidas como ha ocurrido esta pasada semana. Y es que se han conocido irregularidades en otro chiringuito de la administración paralela que han creado los socialistas en beneficio propio, como queda demostrado con los informes de la Cámara de Cuentas de Andalucía.

Y es que este órgano fiscalizador (parece que algo sí funciona en Andalucía), ha detectado importantes irregularidades en el Ente Público Andaluz de Infraestructuras y Servicios Educativos (vaya tela con el nombrecito…), según ha informado el diario ABC. A saber, pues entre otros errores en la contratación del personal, deficiencias en la financiación de este Ente, retrasos en pagos, falta de un procedimiento que regule los encargos que la Junta hace a este chiringuito y el pago de vivienda a directivos. Y esto es lo que se ha conocido…
Resulta que la Cámara de Cuentas considera injustificado y fuera de la ley que este Ente haya abonado la vivienda de alquiler de varios directivos, algo a lo que en ningún caso tienen derecho pues es una prerrogativa reservada a los altos cargos de la Junta de Andalucía.
Pero también considera irregular la tramitación de los encargos, según ABC, Esto da lugar a que la construcción de infraestructuras o reforma de centros escolares de titularidad de la Junta y el equipamiento destinado a los mismos sean «financiados indebidamente a través de transferencias de financiación de capital, siendo en el fondo operaciones de intermediación que requieren de la articulación de los instrumentos jurídicos», advierten los auditores en el informe publicado ayer en la web del ente fiscalizador. Por cierto, las transferencias de financiación son el mismo mecanismo de ejecución presupuestaria empleado para pagar los ERE fraudulentos, un sistema que va a sentar en el banquillo a dos expresidentes de la Junta de Andalucía. Ahí queda eso.
Hablamos de un Ente que cuenta con 250 trabajadores de los cuales 17 son directivos no quedando constatado que en los procesos de contratación se hayan respetado los principios de mérito, igualdad y capacidad; existiendo dudas de la publicidad que se le diera a estos procedimientos. 
Lo dicho, así funciona la Junta de Andalucía gracias al PSOE, que ha hecho de esta tierra su cortijo. Y a saber cómo estarán otros chiringuitos, porque hay muchos.