54.000.000.000 de euros, que si lo multiplicamos por 166,386, como se hacía antes para hallar las pesetas, son 8.984.844.000.000 de pesetas, o si quieren se lo pongo por escrito que será más claro cincuenta y cuatro mil millones de euros, ocho billones novecientos ochenta y cuatro mil ochocientos cuarenta y cuatro millones de pesetas. Iba a ponerlo también en números romanos, pero ya no aburro más, esta pasta gansa, este dineral, esta salvajada es lo que nos lleva costando a todos los españoles esta ruina de estado de las comunidades autónomas que mantenemos y, ojo, sólo desde mediados de 2012 hasta agosto de este año. Para mantener a estos auténticos saqueadores es para lo que usted y yo, querido compatriota, nos levantamos todos los días laborables, y festivos si es autónomo.

Sólo la Generalidad de Cataluña, gobernada por ese rompe estados, que digo rompe estados, ese rompe pelotas de Arturo Mas, ha recibido 23.000 millones de euros. ¿Pero esto creen que ha sido para construir carreteras, hospitales o dar más servicios? Esto ha sido para evitar su ruina, o nuestra ruina, esa ruina bien labrada a base de, aeropuertos sin aviones, centros de interpretación estúpidos, rutas absurdas, museos que sólo se han visitado el día de su inauguración y, sobre todo, esa ruina de todos los que llenan sus, cada vez más inmensas barrigas, viviendo a costa de los demás. Esos diputados autonómicos, esos directores generales, esos presidentes, esos consejeros que son, como poco, inútiles por no llamarles cosas peores.

Mi comunidad es Castilla y León y no es de las peores, el otro día entrevistaban por la radio a un empresario, a un pequeño empresario, a la que la Comunidad le debía 400.000 € desde no se sabe cuando y al que le daban largas cada vez que reclamaba el pago. Confesaba este pobre hombre que estaba con una depresión galopante y que ya estaba usando su dinero personal para pagar a empleados y seguros sociales, y que no deje de pagar los seguros sociales porque, esos mismos que no le pagan, le perseguirían hasta el infinito y más allá. ¿Para qué narices han recibido dinero entonces las comunidades autónomas? Es que lo más grave es que no pagan sus deudas a uno de los que ha cotizado para que ellos reciban esos rescates muchi millonarios.

Mientras tanto al gobierno central ni se le intuye la más mínima intención de recortarles nada a estas 17 arruinadoras. Que sigan así, ahora resulta que la tan cacareada recuperación económica europea se ralentiza, si ellos se ralentizan nosotros frenamos en seco. Y si nosotros frenamos en seco, esta crisis se va a convertir en un bucle infinito del que no vamos a salir nunca. Pero eso si, para las arruinomías que no falte, no sea que los vividores que las saquean se encuentren sin saber de que vivir.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL