En todas nuestras familias hay historias de la guerra, en unos casos afectó a abuelos, en otros a bisabuelos y, cada vez ya quedan menos, en otros a padres e incluso uno mismo. Estuviera en el bando que se estuviera la historia era similar: familias divididas o amigos que no volverían ni a mirarse por una línea imaginaria que la propia guerra había generado, o por una ideología distinta.

Los lazos familiares o de amistad son unos lazos que muchas veces no son tan sólidos como pudiéramos pensar, en unos casos se rompen por dinero, en otros por una discusión y en otras muchas circunstancias extraordinarias, como una guerra, por esa misma guerra que lo destroza todo. Esos lazos cuando se rompen son los más crueles que existen, un amigo o un familiar te conoce de verdad y sabe como puede hacerte daño, sabe como puede escarbar heridas y conseguir que tarden en cicratizar, e incluso que no cicatricen nunca. De ahí viene el famoso: “del amor al odio va un paso”, un enemigo que sea desconocido poco daño puede hacerte, como mucho el físico, es peor el enemigo cercano.

En Cataluña no hay una guerra con sangre, con armas y con heridos y muertos, por lo menos de momento. Pero si está pasando por otra guerra, la guerra del acoso y la de la humillación al diferente. La guerra del miedo a no poder expresar libremente lo que piensas, la guerra y de la vergüenza y el escarnio público por el simple hecho de mostrar alguna simbología española. La guerra de rodear a las minorías y apuntarles con el dedo de la culpa, de la vergüenza y del “te vas a enterar”. Esta guerra también rompe familias y amistades y hay gente que, desde dentro, te pide que lo digas por ellos porque ellos no se atreven para, por lo menos ser denunciado.

Hace poco recibí este mensaje en mi cuenta de Facebook:

“Javier como veras he decidido por el momento abstenerme de hacer publicaciones. Estoy hasta las narices. Me esta costando enemistat con amigos que jamás me imagine que pudiera sucederme. No solo amigos sino también familia. Es muy duro ir contracorriente aquí. Espero que pase esta locura odiosa y sentirme libre para no granjearme mas enemigos. Tal vez es cobardía tal ves es mi propio desanimo. No se si puedes o tienes medios te doy permiso para que publiques o hables de mis sentimientos. Solo te pediria

Javier no se si te ha llegado un messenger inacabado. Quería decirte que he dejado de responder a las provocaciones de los separatistas. No puedo mas me estoy granjeando problemas, a nivel familiar y de amigos. Espero que pase esta Locura en la que nos han metido estos impresentables que tenemos aquí. Si Dios (y para mi Dios no es lo que nos han contado, es mucho mas es puro Amor), espero que nos acompañe y nos saque de esta locura en la que estamos inmersos. Volverá a publicar a ser yo, con mis aciertos y mis errores . T,e autorizó para que des publicidad a mis sentimientos. Es muy duro estar aquí pensando como pienso y siento, solo te pediría si es posible que evites mi nombre. No es que me i porte mucho pero se que voy a granjearme mas enemigos de los que ya tengo. Gracias, danos voz a los que nos la están negando, por favor”

No puedo imaginarme ir, en el año 2015, por cualquier ciudad de España y que pueda pasárle a alguien algo similar. Resulta que, además, muchos de lo que atacan y anulan a personas por pensar diferente se quejan del Franquismo y hablan de fascismo como queriendo dar lecciones, menudos cabrones, esos son los peores. Gentuza que se cree en posesión de la verdad infinita y con esa verdad se creen también con el derecho infinito de aniquilar al que piense u opine de forma diferente. Si, tú vete llamando fascista al que piense diferente, anula su pensamiento y obliga al pensamiento único. Es evidente que además de un delincuente no sabes el significado de lo que dices.

Tienes que estar muy poco seguro de la validez e idoneidad de tu pensamiento, o tu ideología, para ir insultando y atemorizando a alguien porque no piense igual que tú. Parece mentira que después de eso este tipo de gente vaya por ahí pensando que lo que piensan ellos es la verdad absoluta. Si es la verdad absoluta, ¿por qué tienes que atacar a quien no piense como tú? ¿No será que es porque no estás tan seguro? ¿No será porque cada vez es más evidente que eres víctima de una moda o una alienación absoluta? Yo no necesito pegar a nadie cuando digo que es de día, si digo que es de día y el sol está en lo más alto del cielo nadie va a discutirlo conmigo y, si lo hiciera, por supuesto que no le golpearía por llevarme la contraria.

Unos por unos casos, otros por otro, como este en que la persona atacada se siente catalana y española y no quiere que Cataluña sea una nación independiente. ¿Cómo es posible intentar crear una nueva nación basándote en el miedo y en la destrucción de lazos familiares y de amistad? La base de cualquier nación o de cualquier comunidad es siempre la unidad y sobre todo la unidad en función de lazos de familia o de cualquier otro tipo. No se dará el caso, pero si Cataluña se independizara sólo estarían descontando tiempo para su propia autodestrucción. sus lazos son tan endebles que se basan en juntar a mucha gente un determinado día, formando extrañas figuras, pero en el fondo no hay nada más; esa “unión” es tan frágil que necesita también del miedo.