El otro día, paseando por una calle de mi ciudad, en la que hay un edificio oficial de mi comunidad autónoma, debía haber algún tipo de evento oficial. No había escuchado nada en las noticias, pero era más que evidente. ¿Por qué? Pues porque pude contar por decenas los típicos cochazos con lunas tintadas que estaban aparcados esperando a sus ilustres ocupantes. Allí estaban las decenas de chóferes que conducían cada coche, de charla, apoyados en los mismos y fumándose un pitillo. Y no crean que es que estaba allí todo el gobierno de la nación con sus ministros o el mismísimo Rey de España con sus escoltas varias, no. Eran directores de algo, consejeros de no se qué y algún que otro alto cargo de la comunidad autónoma.

Hoy aparece en las noticias que el gobierno va a subir impuestos de no se cuántas cosas y va a perseguir la economía sumergida y el “fraude” que cometen, cometemos, todos los españoles. Está claro, por eso hay un déficit en el estado terrible. No es porque cada día gasten más. No es, por supuesto, porque haya comunidades autónomas con embajadas por todo el mundo, con el beneplácito y permisividad del gobierno central. No es porque estemos gobernados por inútiles que no tienen ni la capacidad, ni la valentía, de recortar de lo suyo para que deje de vivir tanto amigote.

Si vas por la calle te das cuenta de la aberración que es plantear una nueva subida de impuestos. Cada coche que ves circulando está pagando un impuesto por cada metro que recorre. Vas a un supermercado y cada vez que pita la caja es impuesto para el estado. Te tomas una cerveza y es impuesto para el estado. Compras el pan, el periódico, enciendes la luz de casa, la calefacción, el agua…y de ahí también recauda el estado. Es prácticamente imposible encontrar un solo movimiento en nuestra rutina de vida diaria por la cual el estado no se lleve un pellizco, o mejor, el mayor pellizco. Y todavía no es suficiente. ¿Alguien es capaz de imaginar lo que puede llegar a recaudar el estado solo por vivir en España, solo por nuestra vida rutinaria normal? Yo creo que es tal la ingente cantidad de dinero que es imposible de calcular. Y todavía no da.

En la primera legislatura de Rajoy se dijo que se iba a afrontar un importante recorte de gastos en las administraciones públicas. Lo habrán hecho, no lo dudo, pero si ha sido importante todavía no es suficiente, es evidente, ¿no? Pues además de eso todavía nos vienen con el descaro de decir que el problema es el fraude y la economía sumergida. Claro, es que es muy difícil decir que el problema principal son ellos mismos. Inútiles, cobardes y, lo peor de todo, mentirosos. Y yo aquí sigo esperando que aparezca un verdadero partido de derechas que practique una verdadera política liberal. La de fomentar el esfuerzo individual y la de adelgazar este asqueroso estado mastodóntico que nos está asfixiando.

Socialistas, podemitas, comunistas varios. No, a vosotros no os querría ver gobernando ni en pintura. Son muchas las veces que habéis dicho que esto todavía os parece poco. Estos son malos, pero vosotros sois peores.