Decía hace unas semanas Pablo Iglesias que el fenómeno Podemos y como han cambiado la forma de hacer política será estudiado en las facultades de ciencias políticas, que se hablará de la campaña electoral de las europeas de su formación radical y de como han innovado en la estrategia electoral. Es lo que tiene creérselo, es lo que tiene “molarse”.

Lo que olvida Pablo Iglesias es que ellos no han inventado nada, solo se han limitado a copiar, a desarrollar y adaptar lo que ya idearon otros. Y he de decir que no me parece mal eso de copiar y adaptar, pero al menos que lo reconozcan.

Y digo que los de Podemos han copiado porque así ha sido. Y no han copiado a cualquiera sino que se han fijado en la campaña electoral seguida por el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y la han fusilado, eso sí, aplicando la variante de la purga comunista y el férreo control de las asambleas, que a ellos se les da muy bien. Vamos a verlo:

Barack Obama, en las primarias de su partido, el Demócrata, se presentó como el cambio frente a la favorita, Hillary Clinton, la que provenía del status quo que había llevado a EEUU al desastre económico y político. Y se planteó una campaña basada en el activismo de la gente, en la calle, haciendo proselitismo en internet, en la gente joven, en los que no votaban. Una campaña en la que se recolectaron pequeñas cantidades de dinero entre mucha gente, no comprometiéndose con los lobbies y grandes empresas, para no verse en un futuro atados por los grandes intereses económicos, ¿os suena?

Rápidamente Obama logró posicionarse como el alternativo, el reto frente al poder establecido. Y movilizó a mucha gente, gente que se hizo partícipe de su campaña, en pequeños círculos, cada uno en su ambiente, desde la calle. La campaña de Obama logró contar con cientos de miles de activistas a los que se les permitió “hacer la guerra por su cuenta”, a los que se les daban medios para crear campañas de publicidad casera y a los que se les permitía donaciones desde un dólar. Y es que si un partido logra que alguien te done un dólar su voto lo tienes asegurado, ¿os suena?

Y la campaña de Barack Obama manejó las redes sociales como nadie. Y en el mismo sentido dio libertad a sus “poderdantes” para que crearan mensajes, desarrollaran pequeñas campañas, y páginas de Facebook. Y también manejaron los SMS, logrando infinitas cadenas de mensajes de texto en los que se lanzaban mensajes a favor del candidato demócrata, ¿os suena?

Y en frente estaba el candidato del partido Republicano, que representaba el poder establecido, que basó su campaña en métodos tradicionales y que no supo reaccionar. Y es que las cosas cambian y no se puede hacer siempre lo mismo.

Esta fue, de forma muy resumida, la campaña de Obama para las elecciones de 2008. Me dejo muchas cosas en el tintero, pero os aseguro que la gente de Podemos las está copiando casi todas. Solo espero que no les salga tan bien como al partido Demócrata. Lo que sí tengo claro es que Podemos no ha inventado nada, y es que hasta el ¡sí se puede! es de Obama.