Publicaba ayer Libertad Digital una noticia de la agencia de noticias EFE en la que se destaca que un sector de la izquierda va a difundir un manifiesto por el que se apela a la unidad de la izquierda, con el objetivo de derrotar a la derecha.

El manifiesto no tiene desperdicio, bajo el título “Somos izquierda”, se dice que la izquierda puede ganar en España “si todos los que somos de izquierdas dejamos de enfrentarnos, cooperamos juntos y fijamos el punto de mira en donde lo tenemos que fijar: la derrota definitiva de la derecha”. Sí, derrota definitiva, como si de una guerra se tratara, vamos, que si por ellos fueran ilegalizaban a todos los partidos de derecha, ¡miedo me dan! Además añaden que ha llegado la hora de “enterrar rencillas del pasado” y “navegar juntos hacia la victoria final”. Pues nada, que se pongan a remar, a ver donde llegan.

Según la agencia EFE, una de las participantes en la iniciativa es la socialista Beatriz Talegón, que también ha anunciado que el próximo sábado acudirá a la manifestación convocada por Podemos en Madrid. ¡Menudo guirigay tiene la izquierda!

Busca este manifiesto un movimiento transversal en el que participen distintos sectores de la sociedad, en el que participan miembros de casi todos los partidos de la izquierda y de los sindicatos, y uno de sus objetivos es que la derecha “rancia, conservadora y autoritaria” desaparezca. Menuda visión tiene esta gente de lo que es ser de derechas…

Y además son gente multicolor, dicen que “somos rojos como el sindicalismo y la lucha de clases, verdes como la ecología y la defensa de la educación pública, morados como el feminismo y la lucha por la república, amarillos como la conciencia a favor de los derechos humanos y el combate contra la impunidad, y también blancos, como la apuesta por la sanidad pública y el derecho a la salud sea cual sea nuestro nivel económico”. Ahí queda eso, ¡qué bonito! Por cierto, lo mejor lo del derecho a la salud sea cual sea nuestro nivel económico, vaya a ser que los ricos tengan que pagar la sanidad pública y les quiten ese privilegio, ¿no? Y otra cosa, hacen suya la victoria de Syriza, que no ha contado con ninguna mujer para su gobierno, ahí lo dejo.

Y lo mejor para el final: “unámonos todos en un frente común y plantémosle cara de una vez por todas a la derecha, porque si no, nos comerán con todo su poder. Así que no es el momento de avivar enemistades, sino de recordar que un solo ideal nos une a todos”. Y les ha faltado decir: Y el día que por fin derrotemos a la derecha todo aquel que no nos apoye será expulsado de España, por rancio, conservador y autoritario.

Esta es la izquierda que tenemos, una izquierda que busca la unidad para ir en contra de los otros, porque su intención no es mejorar las cosas, porque su intención no es arreglar los problemas de España, su intención es acabar con la derecha. Vuelven los guerracivilistas.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL