Voy a empezar mi artículo diciendo que estoy de acuerdo con las palabras del alcalde de Valladolid, no con la forma, si con el fondo. Evidentemente, su frase es bastante desafortunada. Tengo que continuar diciendo que, además, esas palabras están sacadas fuera de contexto y están dentro de una respuesta a las preguntas del periodista del programa al que estaba asistiendo. Ya sé que hay gente que no ha llegado ni hasta aquí en su lectura, unos porque se aburren, otros porque no están de acuerdo y otros porque no les gusta, eso no me importa. Lo que me importa es que después tengan la indecencia de opinar sobre algo que no han leído y que, además, al opinar demuestran no haberlo hecho. Lo mismo le está pasando al alcalde de Valladolid, de eso se aprovecha la izquierda, ya lo reinterpretan ellos y así manipulan de lo lindo. Lo curioso de todo este asunto es que ese mismo día el miembro del PSOE Emiliano García Page también pronunció una frase, que también podría haber sido interpretada como machista, y de la que nadie ha dicho nada.

Pero, ¿ahora quien ha aparecido para aprovecharse de todo esto? Pues Ada Colau, ha propuesto la señora Colau hacerle un escrache de sujetadores al alcalde de Valladolid, al miembro del PSOE no, sólo al alcalde de Valladolid, que es del PP. Por fin has encontrado un hueco por donde meterte, ¿eh Ada? Estaba Pablo Iglesias acaparando demasiados medios informativos últimamente y ella necesita mantener esa dosis de protagonismo que evidentemente ya no tiene. Por supuesto ya han aparecido los típicos borregos secundando la protesta y lanzando frases rimbombantes, aunque carentes de sentido.

Lo de sacar las frases fuera de contexto por falta de lectura no es algo nuevo en España, es algo que pasa demasiado a menudo, es algo que también me pasa a mi en todos los artículos que publico de mi blog. Hay gente que no es que lea el artículo, hay gente que incluso leyendo sólo el título ya tiene la poca vergüenza de opinar sobre el texto completo. Es difícil titular los textos, cuando se utiliza la ironía muchos no se dan cuenta de la gran metedura de pata que están cometiendo, pero aún así lo hacen. Para opinar de algo hay que informarse minimamente, pero mucho más si además es para juzgar a quien lo escribe o al protagonista de la noticia. Vamos, digo yo.