Se siguen conociendo desmanes en la Junta de Andalucía y es que casi cuarenta años ininterrumpidos en el gobierno dan para mucho y sobre todo para que los que llevan tantos años “agarrados al solomillo de la vaca”, consideren que todo lo que les rodea es suyo, incluido el boletín oficial, como no.

Ahora resulta que Luciano Alonso, actual consejero de Educación, Cultura y Deporte, siendo consejero de Turismo, en 2011, firmó la declaración de interés turístico del proyecto de campo de golf ‘El Següesal Golf Resort’, ubicado en Barbate (Cádiz), sin tenerse en cuenta las más de cien alegaciones presentadas por los grupos ecologistas. Proyecto en el que actuaba como asesor el comisionista Iván Chaves, hijo del expresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. Según los grupos ecologistas este proyecto, actualmente paralizado, incumple numerosas normativas urbanísticas de la comunidad autónoma andaluza.

Esta información, por si sola, debería dar lugar, como mínimo, a la intervención del Parlamento de Andalucía, a fin de investigar lo ocurrido y depurar posibilidades; porque tanto la dimisión del implicado, Sr. Alonso, como el cese por parte de la Presidenta de la Junta, Susana Díaz, es algo que descarto, simplemente porque no va en el ADN de los socialistas.

Espero que los andaluces tengan conocimiento de estas andanzas y tomen nota, porque no es normal; porque como decía al principio de este artículo casi cuarenta años de gobierno por parte del mismo partido no es sano y dan para lo que dan, para que la corrupción nazca y se desarrolle. Esperemos que muera algún día, más pronto que tarde.