El diario ABC publicaba una entrevista el pasado miércoles que me llamaba mucho la atención. Era una entrevista con Mireia Belmonte, la mejor nadadora española de la historia, que venía de conseguir tres medallas en los mundiales de natación de Barcelona y dos récords del mundo en la Copa del Mundo de natación, celebrada en Alemania.

Esta atleta dejaba un titular impactante, decía que en España importa más el color de pelo de Sergio Ramos que los récords del mundo y medallas que ha conseguido.

Y es verdad, y es de vergüenza. Eso es lo que ocurre en este País, un País donde a falta de pan bueno es el circo, a modo de fútbol y es que todo lo que hacen los gladiadores de este siglo, los futbolistas, acapara las noticias de todas las cadenas, sin excepción, cadenas que dedican más minutos al fútbol que a cualquier otra cosa, porque es lo que vende, porque es lo que les interesa vender… una sociedad de mediocres.

Pero cuando seguía leyendo la entrevista a la gran Mireia Belmonte mi indignación iba a más. Y es que según explicaba, ir a la Copa del Mundo de natación le ha costado el dinero, sí, como leen, ha tenido que pagar 500 € de su bolsillo en concepto de hotel; además la Federación Española de Natación no pagó nada ni mandó a nadie para acompañar a los deportistas, ¡de vergüenza! Ni entrenadores, ni fisioterapeutas, ni nada de nada… de pena. Y lo que es de traca son las 9 horas de autobús que tuvo que pegarse Mireia Belmonte desde Eindhoven a Berlín, con las piernas totalmente encogidas. Si fueran futbolistas la Federación les habría puesto un avión privado.

Y luego en los próximos Juegos Olímpicos se exigirán resultados a nuestros nadadores. La verdad es que los responsables deportivos de este País no se merecen nada, al igual que los medios de comunicación, no se enteran que en España necesitamos muchas Mireia Belmonte.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL