SÁBADO día 15 y DOMINGO 16 de OCTUBRE de 2016.-
Quien siga estas Crónicas sabrá que el miércoles 12 de Octubre subí el Capítulo 4 (que ya tenía escrito con anterioridad).
De las veinte horas que me quedaban de permiso, pude sacar tiempo para colgarlo en mi muro de Facebook antes de regresar de nuevo al C.I.S.
El jueves 13, curré mis cuatro horas reglamentarias, me largué a las 13:30 a comer y cenar en casa y regresé a las 22:45…. El viernes 14, más de lo mismo…….para finalmente, debido al chaparrón que recibí el 12 de Octubre, al cambio de tiempo y a tanto desmadre horario,…pillé un catarrazo de tres pares y tuve que recluirme en mi celda y meterme en la cama con una fiebre de caballo.
Y así fue y continúa siendo, porque desde el pasado viernes tengo una congestión bronquial del carajo, toso como un cosaco enfurecido y duermo muy poco y mal.
El sábado día 15 subí el Capítulo 5, capítulo que en realidad escribí mientras se desarrollaban los acontecimientos que describo en 12 DE OCTUBRE…SONRISAS y LÁGRIMAS.
Como le decía en mi comentario a nuestra querida amiga Juany Hidalgo Meniz,… https://www.facebook.com/juany.hidalgomeniz “¿y sabes dónde, cuándo y en qué tiempo la escribí?…El mismo día 12 de Octubre, cuando estábamos arrestados en nuestras celdas. Y el tiempo horario coincide exactamente con el que señalo en mi post. O sea que la escribí “in situ” y en el acto. Lo que no sé qué pasará esta semana que viene, porque no me encuentro muy bien del todo. Creo que he pillado un catarro de proporciones apocalípticas.”
DOMINGO 16 de OCTUBRE de 2016.-
He aprovechado parte de la mañana para contestar algunos comentarios en las redes sociales, pero estoy hecho polvo y me meto en cama por la vía rápida, porque mañana a las 9 tengo que estar en el trullo para abrir la biblioteca y de seguir así, tendrán que venir a buscarme con ambulancia.
LUNES 17 de OCTUBRE de 2016 6 Horas.-
Suena el despertador y le atizo un mamporro de órdago acordándome de toda la parentela de jueces y juezas prevaricadores, independentistas incluidos. Mi termómetro corporal ha recuperado la sensatez y ha descendido de los 38.7º grados del viernes, a los 37.4º, o sea que aunque menos, continúo en estado febril, con tembleques y acordándome constantemente de los antes mencionados individuos.
Tras un frugal desayuno me lanzo en busca del primer bus de la línea 141, aterrizo en la Terminal de Atocha y echando los bofes tomo al asalto otro bus de la línea 47, no sin antes haber sufrido tres o cuatro encontronazos con esa clase de tipos y tipas pitongas que van caminando a su bola con sus ojos clavados en la pantalla del móvil.
Mi venganza con esos móvil-nautas es bien sencilla: Cuando les veo venir en rumbo de colisión hacia mi persona, freno en seco, adelanto como un ariete de ataque mi bolsa de viaje, y tras lanzar el preceptivo y sonoro grito de, ¡¡ Cuidao, Coño ¡!… dejo que se den el tortazo padre contra mi equipaje. A más de uno se les ha ido al carajo el jodido móvil. Me miran con cara de susto, pero ninguno se queja.
A mis años he tenido que aprender de nuevo a caminar entre la jungla humana existente en el Intercambiador de Atocha. A primeras horas de la mañana y a últimas de la tarde-noche, es una especie de hormiguero, un hervidero de gente que camina acelerada rumbo a sus respectivos trabajos o de regreso a casa. Y lo curioso del caso es que de cada diez personas, seis circulan a toda leche como hipnotizados por la pantalla de su móvil.
Por consiguiente no os extrañe que después de mis refriegas entre la jungla humana, el inicio de esta Crónica 6 se divida en dos Partes y la cabecera de fechas comience uniendo dos días en uno. Y tampoco os extrañe que mi narrativa en esta semana, sea un tanto caótica y embarullada.
MARTES 18 de OCTUBRE de 2016.-
La culpa del caos y el barullo en mi narrativa, sin duda la tiene un tal “Halcón-Capitán” llamado Crisantos Monzón Rico, de 74 años de edad, nacido en Yepes (Toledo) en Marzo de 1942.
Entre un sinfín de profesiones ha sido Capitán de la Marina Mercante española. Está sordo como un topo y como él no se oye porque se le rompió el audífono, (según él en acto de servicio laboral y el C.I.S no se lo abona), pues cuando nos habla emite en estéreo con un índice volumétrico que retumba en los muros del Victoria Kent.
Me olvidaba mencionar que el ex Capitán de la Marina Mercante, Crisantos Monzón Rico, en la actualidad desarrolla sus labores como auxiliar de la biblioteca. Eso no le impide que cuando sale de permiso o tiene que gestionar en la calle cualquier gestión personal, se enfunde en su uniforme de marino con los distintivos de su rango bien visibles en las hombreras y bocamangas.
El culpable de que esta CRÓNICA 6 se divida en dos Partes, es precisamente “HALCÓN-CAPITÁN” porque el muy puñetero me tenía que traer unas fotografías de cuando estaba en el puente de mando de un carguero propiedad de una naviera norteamericana (low cost), que navegaba con bandera panameña en una célebre travesía desde Puerto Stanley en el Atlántico Sur, hasta Valparaíso en el Pacífico.
Travesía y odisea naval que incluso salió reflejada en los medios de Prensa internacionales.
Pero esta semana le han concedido un permiso y no regresará con las fotografías hasta el próximo lunes. De ahí el desmadre de la presente Crónica, puesto que siendo la narración de su vida y correrías náuticas de considerable extensión, de inicio debo retroceder en el tiempo hasta el día 29 de Septiembre, que fue sin duda el día que más he llorado debido a la risa y al cachondeo que se gestó en una plácida noche dentro del patio-cafetería del C.I.S. Victoria Kent.
JUEVES 29 de SEPTIEMBRE de 2016.-
Serían sobre las diez de la noche cuando Antonio Buendía (Halcón Feliz) Antonio Cid Mateos “Gorrión” y yo, tomamos asiento en las sillas de plástico ubicadas en el patio-cafetería con el ánimo de darle a la sin hueso, fumarnos unos cigarrillos y saborear unas cervezas cero cero sin alcohol, por supuesto.
En el patio había buen ambiente. Juntos y en común revoltijo convivían halcones, cuervos, buitres, quebrantahuesos, y otros pajarracos de peor pluma. Se ha de tener en cuenta que además del elemento masculino, se añadían a la pajarera carcelaria, palomas, palomitas, pichoncitas, cacatúas y gallinas viejas de diversos colores y nacionalidades.
No debemos olvidar que el C.I.S. Victoria Kent funciona operativamente como un centro de integración social mixto, y por consiguiente ambos sexos ocupan módulos independientes y evidentemente, separados los unos de las otras. Sin embargo los servicios comunes de médico, enfermería, psicología, educadores, asistentas sociales, jurista, biblioteca, cafetería, comedor, etc, están abiertos para cualquier petición y son compartidos por internos o internas, incluido el patio-cafetería.
En aquella plácida y calurosa noche, nosotros tres estábamos sentados tan ricamente en una zona relativamente umbría, puesto que la luz que emiten los cuatro focos existentes es muy tenue,…. pero de repente y sin previo aviso, tronó un voz que parecía surgir de la garganta del propio dios Neptuno.
-¡Cagon la hostia! ¿Dónde coño estáis, Halcones?…¿A babor o a estribor?
-¡Estamos aquí, capitán, a mano derecha! – le gritó Antonio Buendía.
Tal era el vocerío existente en la pajarera, que el ex capitán de la Mercante volvió a rugir de nuevo solicitando paso franco y el rumbo correcto para atracar su nave. Y encima venía ataviado con su uniforme reglamentario, por lo que la mayoría de internos guardaron silencio, expectantes.
-¡A estribor, capitán, y avante a un cuarto de máquina que te la vas a pegar contra un macetero que tienes a proa! – le grité a pleno pulmón.
-¡¡Coooñooo!! ¿Acaso hay algún marino en este antro de piratas?,..
Aquella fue la noche que Crisanto Monzón Rico, ex capitán de la Marina Mercante española, me desveló su alucinante historia a puro grito, en estéreo, hasta que observando la atención que prestaba la audiencia de la pajarera carcelaria, acercándome a su oreja me dio por preguntarle:…
-Oye capitán ¿te acuerdas del código Morse?
-Eso no se olvida, coño,…es como el cagar.
-Venga, demuéstramelo – le contesté poniendo en su mano uno de esos encendedores que llevan acoplada una luz láser.
-Yo no fumo, joder.
-No es para darte fuego, capullo,…¿Ves ese botón?…cada vez que lo pulsas emite una ráfaga de luz. Viene a ser como un “blinker” un reflector con una cortinilla que al abrirse deja pasar los rayos de luz y al cerrarse los interrumpe.
-¡Sé lo que es ese puto trasto, leche!, y alguna que otra vez en algún barco lo habré llevado a bordo desmontado o afianzado en cubierta, pero lo manejaba el radiotelegrafista….Un capitán no tiene la obligación de usar ese puto chisme.
-Vale, pero inténtalo con el mechero,…apunta para que se refleje la luz en la pared que tenemos enfrente…
-¿Y qué quieres que te diga en Morse?
-Lo que te salga de las pelotas,.. por ejemplo, la señal SOS internacional.
Cuando Crisanto Monzón Rico “Halcón-Capitán” pulsó …—…tres puntos, tres rayas, tres puntos, supe de inmediato que nuestras “conversaciones” serían totalmente privadas. Y en la segunda Parte de esta Crónica 6 se van a desvelar.,….Pero ahora retornemos a la fecha en curso.
JUEVES 20 de OCTUBRE DE 2016.-
Mi jornada laboral ha transcurrido con normalidad, si exceptuamos que hoy se ha prestado un libro a una nueva lectora. El último libro lo presté el día 5 del presente, por lo que se entiende que los internos no son aficionados a leer, salvo la Prensa deportiva. Y es una lástima, porque en esta biblioteca hay volúmenes de gran calidad literaria.
Antonio Cid “Gorrión” es feliz porque ya sabe que su amada hija Sole ha visto y leído su regalo insertado en mi muro de Facebook. Respecto a mí, una vez finalizada mi labor como bibliotecario, abordo los dos autobuses y me voy a casa. Después de comer conecto el ordenata, reviso el correo, la prensa digital y como me estoy cayendo de sueño, me encamo y me regalo una reparadora siesta.
Sueño que esta noche cuando regrese al C.I.S. sabré si mi nombre y apellidos figuran en el tablón de anuncios que indica quiénes son los internos que han ascendido a la ansiada FASE 3 del TERCER GRADO.
Escoltado por la lluvia regreso al Victoria Kent con una hora de adelanto sobre el horario permitido, y sin darme un respiro oteo el tablón pero al no distinguir las letras con claridad, utilizo mi encendedor láser a modo de linterna,…
Sí,…sí,….Sííí ¡!,,. Casi ni me lo creo..¡¡ Aquí está mi nombre y apellidos ¡! Ya estoy en la FASE 3 “por evolución positiva”,…especifica la nota,…o sea que evoluciono “positivamente”,…no está mal – me digo, descolgando el teléfono de la cabina y marcando mi número favorito,…el de mi casa, está claro,…
-Cariño – le digo a mi esposa – saca del congelador la carrillada de ternera que mañana viernes por la tarde después de comer, voy a guisarla al vino tinto.
-¿Te dará tiempo a cocinarla?,…mira que el bus pasa a las nueve de la noche y si se te escapa igual llegas tarde,…
-Tranquila nena, que desde mañana todos los viernes, sábados y domingos dormiré en casa,
-¿Ya estás en la Fase 3? – grita alborozada,..
-Exacto, y ahora me voy a dormir, que esta noche lo más seguro que voy a soñar con extraterrestres.
-¿Con quién?
-Nada, déjalo cariño, son cosas mías,…

Para los que seguís mis Crónicas, no hace falta que os diga que la película de Steven Spielberg, ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE, es una de mis favoritas….sobre todo, la Tercera Fase.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL