Todo el mundo que me lea y que tenga un blog estará de acuerdo conmigo. Esta es una afición que sea escribiendo bien, mal, regular o peor no te aporta nada material. A unos les gusta el bricolaje, a otros la caza, a mi me gusta escribir. Lo único que ganamos los que nos animamos a escribir blogs es la satisfacción que produce el mero hecho de escribir, el que se te lea y el que, si gusta, sea reconocido.

Hace poco más de un mes publiqué un artículo titulado “Los pijomunistas” que para mi sorpresa y satisfacción personal se convirtió en un artículo viral compartido en infinidad de sitios. En todas partes donde lo he visto compartido el propietario del blog o la web ha tenido la consideración y elegancia de citar al autor y enlazar el artículo con el original. Eso hasta ahora, hoy me he encontrado con la “sorpresa” de que también ha sido compartido en una web oficial del PSOE. Concretamente en la web vertebra.psoe.es de Aragón, aquí esta el enlace concreto del artículo.

Esta web oficial lo que ha hecho es un mero copia/pega sin más. No han citado ni este blog, ni al autor y ni siquiera han enlazado el artículo con el original. Partiendo de la base que yo no soy santo de la devoción del PSOE, ellos tampoco lo son mío, no entiendo el motivo de compartir el artículo de esa forma. O solo lo puedo entender en tres supuestos:

1- Han visto mi perfil y trayectoria en redes sociales y como yo no soy de su palo, si no todo lo contrario, han evitado citarme, aunque el artículo obviamente les haya gustado.
2- Van por la vida de divos y se piensan que pueden hacer por el mundo lo que quieran, aunque sea con cosas como estas que no van a ningún lado. Solo a que ellos queden mal, porque está claro que les da igual todo.
3- Que haya sido un simple error, el cual hasta el momento no han subsanado, a pesar de haberles advertido por redes sociales.

Fíjense que utilizo hasta el supuesto de una presunción de error, aunque el artículo lleve ya allí publicado desde el día 6 de Noviembre de 2016. Ya sabemos, queridos socialistas, que ustedes pasan por encima de todo con tal de hacer lo que quieran, pero déjennos a los pobres nuestros pocos segundos de gloria. Y aunque no sea por esos segundos de gloria, procuren ser un poco más educados y caballerosos. Inténtenlo aunque sea, no es tan difícil. ¿O sí?