Hemos oído muchas veces extrañas supersticiones que garantizan empeorar nuestra suerte si realizamos una u otra acción específica, como pasar bajo escaleras o derramar sal. Si bien esto son leyendas sin fundamento hoy vamos a ver la ciencia oculta tras la suerte.

Primeramente hay que definir suerte: ¿Qué es este concepto? La suerte es un conjunto de eventos cuyo resultado final depende de una “fuerza” o estímulo interventor que no sigue ningún patrón matemático en teoría, es decir, el azar. Las posibilidades de que un suceso al azar ocurra se llaman probabilidades, y se pueden aproximar gracias a las matemáticas. La regla de Laplace es una regla matemática que dice que en un experimento aleatorio, al ser todos sus resultados equiprobables (con la misma probabilidad), la probabilidad aproximada de que acontezca un suceso o un grupo de sucesos es: *100 (para hallar un porcentaje). Con esta sencilla división puedes hallar aproximadamente cuantas veces se debería dar un suceso aleatorio cada 100 repeticiones. Por ejemplo, vamos a calcular la probabilidad de que nos toque la lotería: tenemos 1 boleto (número de casos favorables = 1), y pueden salir 100.000 (número de casos posibles = 100.000), lo que nos da Probabilidades = (1/100.000)*100 = 0,001%; es decir, si jugaras a la lotería 100.000 veces, te tocaría aproximadamente 1 vez. Esto, pese a ser deprimente, no es algo exacto, porque pese a que podamos aproximar las probabilidades de un acontecimiento al azar, el azar no sigue ninguna regla, por lo que podría darse el caso de que ganases la lotería las 100.000 veces que jugaras, es muy muy improbable, pero no imposible.Continuar leyendo