Decenas de vecinos madrileños protestan por la política de navidades laicistas de la alcaldesa de Madrid poniendo belenes en la Puerta de Alcalá.

Madrileños de todas las edades acuden estos días hasta la Puerta de Alcalá para colocar debajo del monumento distintos tipos de belenes, en la misma ubicación donde anteriormente situaba un nacimiento el Ayuntamiento de la capital, para pedir a la alcaldesa, Manuela Carmena, que “respete la tradición de los nacimientos“.



De este modo, vecinos de la capital reprochan al Ayuntamiento que, al igual que en la Navidad del año pasado, no haya situado debajo del monumento madrileño un nacimiento, como sí hacían los Consistorios de los gobiernos anteriores. El Ayuntamiento ha colocado en lugar del Belén unas figuras luminosas, y el año pasado unas flores grandes con luz, acción que ya generó críticas.

Entre los diversos tipos de nacimientos que se encuentran debajo de la Puerta de Alcalá, una carta explica el motivo de esta iniciativa. En ella, se asegura que “muchas personas que viven en Madrid” se sienten “orgullosas” de ser “católicos, cristianos y españoles”.

s