En el estado vegetativo en el que se encuentra nuestro país, lógico después de la tormenta de arena que hemos sufrido durante tanto tiempo, en forma de partidos políticos disfrazados de Democracia.

Los resultados son evidentes y turbadores, porque a la hora de la evaluación de daños estos han superado la más negativas predicciones posibles.

Y qué decir de los pequeños salva patrias, o directamente otros con afán aniquilador, que van proliferando como setas a rebufo de los malos tiempos, sin otra intención que pillar cacho
Nos encontramos en el momento justo de abandonar la nave, claro está quien sus condiciones se lo permitan. Todo esto lo digo desde una profunda desesperación, más aún conociendo la solución a todos los problemas y sabiendo que está al alcance de nuestras manos.

Con esto no quiero parecer pesimista, pero por más vueltas que le doy, según el actual estado de cosas no veo solución, la ciudadanía en gran parte está actuando como autómatas sin el más mínimo grado de autonomía intelectual.

Pero parece ser que a nadie le interesa, quizás porque supone un esfuerzo añadido y por supuesto a los políticos se les acaban los cientos de privilegios descontrolados, como veréis imposible en una ciudadanía sin reaños. Como una imagen vale por mil palabras, os dejo una que nos representa muy bien:

           

No os hago esperar más, aquí tenéis la solución, de lectura y difusión obligada:

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; font: 16.0px Helvetica; -webkit-text-stroke: #000000}
p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; font: 16.0px Times; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 19.0px}
p.p3 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 16.0px Helvetica; -webkit-text-stroke: #000000; background-color: #ff0000}
p.p4 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 24.0px Helvetica; color: #0000ee; -webkit-text-stroke: #0000ee; background-color: #ffffff}
span.s1 {font-kerning: none}
span.s2 {text-decoration: underline ; font-kerning: none}