La mayoría de las veces me callo en público mis opiniones sobre ciertos comentarios que escucho. Soy muy dado a desconfiar bastante de todas las informaciones con las que nos intentan adoctrinar por la televisión y soy muy dado a sacar mis propias conclusiones que, la mayoría de las veces, nada tienen que ver con la opinión generalizada; por eso suelo callar.
Los que pensamos de esa forma tendemos a ser mirados con displicencia cuando damos opinión, es más, nos miran con displicencia y cierta pena; la que da alguien que obviamente está mal de la cabeza. Pero, ¿qué le voy a hacer? No me creo casi nada, conmigo no cuela o estoy completamente tarado. Además se que no voy a poder hacer nada, pero me tranquiliza pensar que cuando los míos lean esto en un futuro piensen, con él no coló. Otra cosa distinta sería que estuviera completamente equivocado, en ese caso dirán: “Estaba chiflado”.
El otro día me sorprendió descubrir que Pablo Iglesias tenía más de 540.000 seguidores falsos por Twitter y lo publiqué. Alguien me contestó que los que no son falsos son sus cinco millones de votantes, podemita ella. No quise explayarme, pero es que hasta el cuento de Pablo Iglesias y Podemos me parece algo completamente falso, me parece que forman parte de un mismo juego; distinta cara de la misma moneda. Se dice que el comunismo y la Revolución Rusa fue ideada por los mismísimo Rockefeller y Rothschild para crear su propia antítesis, el famoso tesis + antítesis= síntesis. Eso es lo que creo que son Pablo Iglesias y Podemos.
Creaciones artificiales para conseguir al fin controlarlo todo y haciendo algo todavía más importante: destruir a la sociedad. A la sociedad no se la destruye matándola, con la evidente perdida de valores y desunión que están generando es suficiente. La función de estos podemitas no es más que generar una división, con la división estamos todos destruidos. Primero se encargan de buscar fieles seguidores, casi incluso sectarios. Después, una vez les tienen absorbido el cerebro y la razón les empiezan a manipular. Los terroristas no son tan malos, tu país es una basura, todo el que se siente identificado con su país es un facha. El aborto es lo mejor, el estado por encima de la familia. Los valores, ¿para qué? Lo importante es follar y fumar porros, tener un perro o un gato en lugar de un hijo (que es muy retrógado). Trabajar, ¿para qué? Vamos a engrandecer el estado y darte una limosna por no hacer nada.
Buscando lo que parece la oposición lo tienen todo controlado, no dejan crecer a la verdadera oposición. La real. Para eso ponemos al alcance de esa oposición todos los medios que necesiten, televisión, periódicos, internet; lo que haga falta. Un líder que hable bien, aunque no diga más que tonterías, y a captar revolucionarios de todo a cien. Gente con una cultura básica y con un cerebro lo más mínimo posible.Y estos son los grandes anti-sistema. Para mondarse.
COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL