p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 120%; }

Quien no no quiera salirse nunca de los límites de lo “in” y de la corrección política comulgando sumiso con los mantras de la toda la prensa occidental, mejor será que no continúe con la lectura de este artículo. De verdad, no lo lean; no quiero que a nadie le suba la tensión por mi culpa. Pero aquellos que ya están empachados de corrección política, puede que encuentren algunas aportaciones interesantes que desconozcan o no se hayan planteado. Recuerden que uno de nuestros principios en El Diestro es exponer la verdad, pero no por sí misma; sino por contraposición a la mentira.

La primera gran fábula de los medios y la clase política se evidencia en la fracasada política que están llevando con el problema de la migración masiva incontrolada de refugiados. Esta política no se la creen ni ellos, pero la dictadura de la corrección política resulta tan fuerte como la Inquisición en otros tiempos. Aunque obvien las evidencias con resultado de muertes y violaciones incluidas de semejante dislate, la realidad es que como las intenciones de los refugiados islamistas son imposibles de saber de antemano, por lo que el problema de seguridad no está en absoluto garantizado. Y he de decir que resulta lógico el tratamiento que estos aristócratas políticos y mediáticos quieren darle al problema, ya que ellos no sienten ningún miedo hacia la inmigración. Ellos sienten miedo a que no se les vote, al paro, a la miseria económica; tienen otros temores. Sencillamente la inmigración es un problema que no les atañe; jamás tendrán que convivir con ella en sus residencias lujosas y fincas con vigilancia privada. Pero tal como dice Trump, hay motivos para temer a la inmigración clandestina de musulmanes. Con esa incorrección política Trump se define como un hombre legalista, no como un xenófogo. Trump está contra la ilegalidad y su primera medida puede ser expulsar a ilegales que además hayan cometido delitos. Supongo que nuestras Colaus, Cups, Podemos, etc. están dispuestos a abrir las puertas de sus casas de par en par para acoger a los ilegales que cometieron delitos… ¿O es que piensan meterlas en las nuestras?

Trump es un hombre intuitivo, pragmático, que no se anda con tonterías y de modales rudos en sus discursos, maleducado y fanfarrón cuando se ha presentado en público. Pero esa mala educación y fanfarronería es lo que ha captado la atención de la clase obrera blanca oprimida, que tan olvidados se han sentido por el “establisment” y tan atacados se han visto por la corrección política traducida en racismo positivo, llegar a final de mes, pagar las facturas y una serie de problemas por los que nadie se ha preocupado y llevan demasiado tiempo sufriendo. Esas cargas de profundidad contra la corrección política y el racismo positivo hacían inevitable el triunfo de Trump. La corrección política obligaba a que después de un presidente negro el próximo fuera una mujer. Hubiera sido una jugada redonda del “establisment” casi zapateril tener a una mujer en la Casa Blanca. Pero precisamente, atreverse a decir lo que todos pensamos y no nos atrevemos a expresar públicamente es lo que la aristocracia del “establisment” no le perdonan a Trump. Ahí se hallaba el voto oculto y los muy tontos todavía no se han dado cuenta y siguen en “shock” analizando qué ha pasado. Es el mismo voto oculto que barrería a los nacionalistas en Cataluña en caso de producirse una consulta, ya que resulta indudable que muchos se ven obligados a aplaudir al nacionalismo para mantener sus puestos de trabajo. De ahí que aparezca tanta gente “nacionalista” en las diadas.

Hay que leer no solo los periódicos españoles sino los useños para darse cuenta de que este personaje ha dado un palo en medio de un avispero que se sentía asentado muy seguro en sus dogmas políticamente correctos; y al que nadie se ha atrevido a acercarse nunca. Hacerlo hubiese sido como plantale cara a la Inquisición. Pero un personaje que se ha hecho a sí mismo; algo que los norteamericanos blancos de clase media trabajadora admiran mucho; un personaje que se ha arruinado y ha sido capaz de levantarse de sus cenizas varias veces quiere decir que es un verdadero tiburón de los negocios, que sabe improvisar y adaptarse. En España semejante cualidad sería criticada; pero por algo Estados Unidos es la nación más grande. Y una nación no deja de ser una inmensa empresa. Si Donald Trump hubiese jugado con las normas políticas del “establisment”, a Trump lo hubiese barrido el establishment representado por Clinton y su panda en un abrir y cerrar de ojos. Pero su gran acierto ha sido jugar con unas reglas que ha cogido a los bien pensantes totalmente fuera de juego. Y lo gracioso es que siguen fuera de juego. Todavía no se explican qué ha pasado; es decir, de dónde ha venido el palo que Trump ha dado al avispero derribándolo.

Con Trump podemos respirar tranquilos sobre algo que la prensa occidental ha encubierto: y me refiero a la prensa de España, Europa y de Estados Unidos; a toda la prensa. De momento, ha acabado con un peligro que ni os imagináis. Para el genial analista y filósofo científico político A.G.Trevijano, con las inconfesables políticas belicistas de Hillary Clinton hemos estado mucho más cerca de una confrontación nuclear que en los peores tiempos de la Guerra Fría. A Clinton no se le ocurrió idea mejor que poner las bases de misiles en las mismas narices de las fronteras rusas a causa del conflicto de Crimea; siendo Putin, al contrario de lo que predican los mantras mediáticos quien tiene la razón en ese espinoso asunto. La OTAN se lució incumpliendo un tratado que habían firmado de no hacer jamás algo semejante. Todo ello obedeciendo a motivos inconfesables económicos que no detallaré. La gran inteligencia intuitiva de Trump, sin ser experto en cuestiones internacionales apuesta por un acercamiento con Putin. Mientras el establisment se lleva las manos a la cabeza, nosotros, los pueblos del mundo podemos respirar tranquilos. Trump ha acabado de un plumazo con la Guerra Fría que la Clinton y sus amigos se empeñaban en mantener. El peligro de una confrontación nuclear con Rusia ya no existe y si no existe peligro de guerra con Rsuia la OTAN tampoco es necesaria.

Para mayor
información pueden escuchar algunos audios de MCRC