Hace un tiempo decidí cambiar de compañia de telefonía móvil y acogerme a la oferta famosa (y falsa) de Movistar Fusion. Aunque no veo la televisión prácticamente nada el importe que me suponía tener telefonía fija, móvil y televisión, me resultó atractiva. Tener el móvil con otra compañía me suponía mucho más gasto. Uno de estos últimos domingos, no recuerdo cual, hubo una avería general y me quedé sin móvil, sin fijo, sin internet y sin televisión. Diez de la noche, juraría que el 1004 funcionaba las 24 horas todos los días, pero no es así. Decidí llamar al 1002, pero una máquina me informaba que había una avería por mi zona y me colgaba el teléfono. Toda la noche y por la mañana ya funcionaba, pero sólo el móvil. Cuando al fin conseguí hablar con una persona en el 1004, lo primero que me dijo fue el ya famoso “no se preocupe”.
Vivimos en los tiempos del “no se preocupe” o “no te preocupes”. ¿Qué te deja incomunicado tu compañía telefónica todo el día? La primera respuesta que te encuentras de la operadora es el “no se preocupe”. ¿Que el banco te carga en tu cuenta unas comisiones abusivas? “No se preocupe”, ahora lo revisamos. ¿Que te pasa la compañía eléctrica una factura como si estuvieras tú pagando la electricidad de toda la ciudad? No se preocupe, usted pague que después lo revisamos. Estoy seguro que hasta a los enfermos terminales lo primero que le dice el médico al pobre enfermo es el famoso “no se preocupe”.
Esta expresión se la deben enseñar en los cursillos de formación de las grandes empresas para que no metan la pata los pobres empleados y no se les ocurra decir: “no tengo ni puñetera de lo que me está reclamando, menudo marrón que me está cayendo encima. ¿Por qué no llama a otra?”. Cuando alguien te dice “no te preocupes” empieza a temblar. ¿Qué piensas cuando llevas el coche a tu mecánico de confianza y te suelta la famosa coletilla? Que de mil euros no baja la avería.
Deberían empezar a utilizar otra coletilla que preocupara menos. Yo no soy ningún experto en grandes compañías ni en entrenamiento del personal, pero no lo están haciendo nada bien. Engañar de entrada con su publicidad engañosa lo hacen muy bien, pero el pastizal que nos cobran todos los meses yo creo que merece algo más que un “no se preocupe”.