En esa extraña autoestima que tienen los lideres, y votantes, de Podemos sobre sí mismos hay uno que me llama poderosamente la atención: el de la edad. La famosa frase de Carolina Bescansa, la “joven”, así lo demuestra: “Si solo votaran los menores de 45 años ganaría Podemos”. Curiosa frase que para todos los que estamos, incluidos ellos, cada día va perdiendo más validez. Cada día los menores de 45 años están más cerca de alcanzarlos. Pero es una frase que, si nos paramos a pensar, para ellos tiene mucha lógica, es la base de su partido. Pero no es la base porque los menores de 45 años sean más o menos tontos, es porque tienen menos historia vivida que los demás. La historia puede ser manipulada, pero si esa historia ha sido vivida hay pocas manipulaciones que valgan. La historia es la que es y punto.

El ejemplo más claro para esta afirmación es el asunto del intento de blanqueamiento de ETA que esta gente quiere hacer. Es difícil que los que hemos vivido la época más sanguinaria de ETA podamos caer en la trampa del blanqueamiento etarra que esta gente quiere hacer. Los que nos levantábamos un día si y otro también escuchando las atrocidades que esos asesinos cometían es muy difícil que caigamos en esa trampa. Asesinatos de hombres, mujeres, niños, ancianos…mataban a todo lo que se les ponía por delante. Si alguien que haya vivido esa época cae, todavía, en esa trampa es que no tiene cerebro, o no tiene corazón y, lo más probable, es que sea un imbécil profundo, de los que no tienen remedio.

Y no solo es culpable de eso Podemos, también es culpable el primer podemita que ha habido en la historia de España, que no es otro que Zapatero, su ideólogo real. Nos sorprendemos cuando a la vez que plantean una memoria histórica para hechos ocurridos hace 80 años, pretenden que olvidemos los ocurridos ayer mismo. Pero eso también tiene una lógica podemita aplastante, necesitan de todos los votos de la basura humana que hay, también de los votos de tanto proetarra como todavía, por desgracia, existe por el mundo. Necesitan sumar de todos, de toda la escoria que nos rodea por España. Sin esos votos, los podemitas, no serían más que una fuerza política residual tipo Izquierda Unida, como mucho.

Y eso suma, están tan abducidos los seguidores que muchos que no han vivido nada de eso pretenden contarnos lo que pasó, pero de oídas. Es como si yo intentara contarle a un niño de la posguerra las penalidades por las que pasó e incluso le intentara corregir los hechos, sin haberlos vivido. Pues estos son los podemitas. Y si los supervivientes de la matanza de Paracuellos vivieran les intentarían contar lo que pasó, lo que pasó en sus mentes adoctrinadas, claro.

En Podemos necesitan que la escoria de el paso que nunca ha dado, votar. Necesitan del voto del “okupa”, de los separatistas, de los proetarras, de los comunistas… Si solo tuvieran los votos de gente normal a la que hubieran engañado, no tendrían nada. Ya hay muchos de esos que han dado un paso atrás y se han dado cuenta del error. Del error de votar a la “pandilla basura”, que es realmente lo que son, basura en busca de basura.