En un muy cercano país compuesto por un gran número de Mini países, por donde cada uno campa a sus anchas y se ven y no se llegan a conocer un gran número de atrocidades.

Imposible que trasciendan porque existe una estirpe de señores alimentados por los señores feudales y que se dedican a manipular a los ciudadanos, esta estirpe mal llamada “periodistas” es una especie que prolifera, gracias a lo rentable que es, mientras claro está, que seas manipulable hasta el último punto y coma. La independencia es prácticamente imposible si quieres vivir bien.

Tenemos la oportunidad de contemplar en las cadenas de televisión que se ha puesto de moda los debates. Compuestos por una serie de tertulianos, que todos pertenecen a una misma bolsa de empleo que se reparten entre varias decenas y van repitiendose entre ellas como si fuera un carrusel. Tenemos de todo: periodistas, profesores, políticos etc. todos repitiendo un guión, que cada día suena más a memorizado que otra cosa.

Tratan variopintos temas, sin dar jamas una solución viable y mintiendo continuamente siempre a favor de la facción que mantiene su nivel de vida.

Ahora también traen a “profes” progres, pero da igual ya sean progres, conservadores, liberales, comunistas o lo que quieran, su falta de visión de conjunto y el no saber tener los pies en la tierra es manifiesta. Como podríamos decir popularmente, marean la perdiz. Se enzarzan en peleas preprogramadas para aumentar el share y llevarse a casa unos Euros.

Desgraciadamente encima son intocables, ya que exprimen bien eso de que son el cuarto poder, manteniéndose en un status blindado. Su deporte favorito es ridiculizar al que no esta de acuerdo con ellos y no hablo de compañeros de televisión, sino de ciudadanos en general.

Si teníamos poco con la #casta se nos agrega este nuevo fenómeno. Afortunadamente son una minoría, porque hay grandes profesionales y así lo demuestran día a día. El problema es que esta pequeña minoría tiene una gran audiencia muy manipulable.

Todo ello nos lleva a una televisión que podemos resumir que en un 90% solo tienen 3 programas. Informativos que no lo son, el famoso Sálvame necrotizante de mentes y los debates pseudo políticos pactados. Y este es el país que tenemos, nos guste o no.

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 16.0px Times; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 19.0px}
p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; font: 16.0px Helvetica; -webkit-text-stroke: #000000}
p.p3 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; font: 16.0px Helvetica; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 19.0px}
p.p4 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; font: 16.0px Times; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 19.0px}
p.p5 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 16.0px Helvetica; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 19.0px}
p.p6 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 16.0px Times; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 19.0px}
span.s1 {font-kerning: none}