Muchos de los que tenían dudas ayer las despejaron. Las despejaron y se dieron cuenta de la calaña de la que están hechos los dirigentes de Podemos, pues su actitud fue simplemente vergonzosa. Como sabéis falleció la ex Alcaldesa de Valencia y Senadora Rita Barberá consecuencia de un ataque al corazón tras sufrir un ataque de ansiedad. La noticia corrió como la pólvora y acaparó las primeras planas de todos los medios de comunicación durante todo el día. Y hoy seguirá igual. Y las hienas podemitas no dejaron pasar la ocasión para montar su indecente espectáculo.
En las redes sociales, especialmente en Twitter, Pablo Iglesias y Alberto Garzón encendieron la mecha de la pólvora del odio, algo que continuaron en el Pleno del Congreso de los Diputados, ausentándose del minuto de silencio que se llevó a cabo en honor a la Senadora fallecida. Algo que hasta los representantes de ERC hicieron, permanecer en el hemiciclo y guardar silencio por respeto.
Pablo Iglesias decía en Twitter que “Lamentamos la muerte de Barberá pero no podemos participar en un homenaje político a alguien cuya trayectoria está marcada por la corrupción”; y Alberto Gazón, en la misma línea afirmaba que “En política debemos atacar sin piedad las ideas y respetar a las personas que las defienden. Los homenajes a personajes corruptos sobran”.
Sí, y lo dicen los que homenajean a personajes como Hugo Chávez o el Che Guevara, entre otros reconocidos “demócratas”. Sí, los admiradores de Fidel Castro, los que lloraron la muerte de Chávez, se permiten el lujo de darnos lecciones. ¡Y lecciones de dictadores en potencia ni una! Aquí os dejo una foto de Pablo Iglesias en el homenaje al Comandante golpista Hugo Chávez, ante ese sinvergüenza si guarda minutos de silencio, claro es el que le financiaba…
Y es que estos individuos, Iglesias y los demás dirigentes de Podemos, no son políticos, son soldados al servicio del comunismo, de ahí su odio, de ahí su comportamiento miserable.
Rita Barberá habrá cometido muchos errores en su vida, pero no ha sido condenada y estaba siendo investigada por una donación de 1.000 euros. Así son las cosas. Y los que aplauden a un régimen dictatorial como el cubano o el venezolano no tienen la capacidad para dar lecciones, porque carecen de moral. Mejor que estén calladitos.