Caminando cuando nadie lo hace y paseando cuando todos duermen, con la única compañía del dolor.  Solo me queda volar con mi imaginación y gracias al mundo, poder escribirlo. Compartiendo mis sueños me siento más libre de las ataduras físicas que me impiden vivir como los demás. 
La oscuridad y el silencio están formando un trío con el dolor, al que me uno con tanta asiduidad que dentro de muy poco seremos cuarteto. Nuestra música sorda y nuestras palabras huecas hacen de nuestro pequeño universo un lugar ideal donde soñar  y poderlo transformar en palabras. 
Recibiendo cada vez más la visita de la muerte, a veces ensoñadora, pero es tampoco lo que tiene para ofrecer, solo la nada, y  siendo así ya le he comentado que me deje un poco más con mi cuarteto. Con ellos al menos redacto textos dando rienda suelta a lo único que queda libre. 
Tampoco lo leerán muchos, este mundo jerarquizado y regido por la corrupción, la droga y el sexo. Ósea todo lo necesario para escapar de sus inútiles y estériles vidas (aunque viviendo con una calidad estratosférica, a la que el pueblo no alcanza a imaginar). 
Cuando se despiertan por un segundo se sienten seres repugnantes, pero pasa pronto. No hay nada que no quite una ducha y un buen café, listos para emprender un nuevo día  en sus oficinas, bancos o ministerios. Listos para dirigirlo todo a través de  los tertulianos matutinos, periódicos con informaciones dictadas articulo a articulo.  Más tarde otros que leen con la cuenta corriente  a tono y muy poca voluntad, letanías que ni ellos creen. 
Luego más de lo mismo, ente desvíos de fondos de aquí, corruptelas de allí y demás trapicheos. Con lo que queda le dan el alpiste al pueblo y empieza su verdadera jornada.
Yo prefiero mi cuarteto lleno de silencios que rebosan oscuridad, donde pintas tu mundo y sueñas con que ella te vuelva a visitar,  pero por el momento parece que no quiere  volver a visitarme. Mientras tanto escribo y olvido.
Enlaces patrocinados:
Artículo anteriorEn Aranjuez también han asesinado a una niña,
Artículo siguienteDe Rufián a Rufián
@novomedinilla
Eterno amante de la Enfermería de Urgencias. Melómano empedernido. Mirada de fotógrafo, hasta soñar en Blanco y Negro. Me gusta la Filosofía Política y me desespera la falsa aplicación de ella.

1 Comentario

Comments are closed.